Donald Trump asegura haber pagado millones de dólares al fisco y no estar apenas endeudado con Hacienda. Lo ha hecho tras las informaciones de 'The New York Times', que publicó que en los años 2016 y 2017 solo pagó 750 dólares, aunque el magnate no ha aportado ninguna prueba al respecto.

Para defenderse de esas informaciones, el presidente estadounidense escribió este lunes un hilo de mensajes en Twitter en los que arremetió contra la prensa. "Los Medios de Comunicación Falsos, como en la época de las Elecciones de 2016, están sacando a relucir mis Impuestos y todo tipo de tonterías con información obtenida ilegalmente y solo con malas intenciones. Pagué muchos millones de dólares en impuestos pero tenía derecho, como todo el mundo, a la depreciación y a los créditos de impuestos", subrayó.

"Además -agregó-, si miran los activos extraordinarios de mi propiedad, lo que no han hecho las noticias falsas, estoy extremadamente en ventaja, tengo muy poca deuda comparada con el valor de los activos. Mucha de esa información está registrada, pero he dicho desde hace tiempo que puede que publique los Extractos Financieros de la época en que anuncié que me presentaba a la Presidencia, mostrando todas las propiedades activos y deudas". "¡Son extractos muy IMPRESIONANTES, y también muestran que soy el único PRESIDENTE conocido que renunció al plus de 400.000 dólares anuales de Salario Presidencial!", zanjó.

 

The New York Times ha tenido acceso a las declaraciones de impuestos del presidente a lo largo de más de dos décadas, que incluyen sus dos primeros años en la Casa Blanca. De acuerdo al rotativo, el mandatario abonó 750 dólares por el impuesto federal sobre la renta en 2016, el año que ganó las elecciones, y la misma cantidad durante sus primeros doce meses en la Casa Blanca. En diez de los 15 años previos a su ascensión al poder, no tuvo que abonar el impuesto sobre la renta, según el diario, porque alegó que afrontaba pérdidas mayores a los ingresos.

Asimismo, este diario señala que sobre él pende un batalla que se remonta a una década con el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, en inglés), la Hacienda de EE.UU., sobre la legitimidad de una devolución de impuestos por valor de 72,9 millones dólares que él exigió y que finalmente recibió, tras declarar pérdidas importantes.

Actualmente, el IRS mantiene abierta una auditoría, que de resolverse en contra de Trump podría costarle 100 millones de dólares. El presidente también afrontaría deudas por valor de 421 millones de dólares, cuyos pagos tendrá que asumir en los próximos cuatro años y que lo ponen en riesgo de insolvencia si es reelegido para un segundo mandato en los comicios de noviembre.

A ese respecto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, consideró este lunes que las revelaciones plantean un "problema de seguridad nacional" para Estados Unidos. "Este presidente parece tener una deuda de más de 400 millones de dólares. ¿A quién? ¿A diferentes países? ¿Cuál es el apalancamiento (de la deuda) que tiene? Para mí, esta es una cuestión de seguridad nacional".

En ese sentido, la líder de la mayoría progresista en la Cámara Baja indicó que esa circunstancia plantea dudas sobre si hay personas o naciones extranjeras que puedan tener "influencia" sobre el gobernante. "Prestamos el juramento de proteger y defender (al país). Este presidente es el comandante en jefe (de las Fuerzas Armadas). Tiene una exposición crediticia por varios cientos de millones de dólares ¿A quién? El público tiene derecho a saberlo" sentenció.