El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha levantado finalmente el bloqueo y autorizado el inicio del traspaso de poderes al presidente electo, Joe Biden, tres semanas después de las elecciones presidenciales.

La Administración de Servicios Generales de Estados Unidos (GSA) ha comunicado al demócrata que están preparados para iniciar el proceso de transición.

"Debido a los recientes episodios que involucran desafíos legales y confirmaciones de resultados electorales, he determinado que puede acceder a los recursos y servicios postelectorales descritos en la Sección 3 de la Ley a solicitud", ha afirmado la jefa del GSA, Emily Murphy, en una carta a Biden, a la que han tenido acceso los medios estadounidenses.

No obstante, Trump insiste en impugnar el resultado de los comicios. El magnate republicano sigue sin reconocer abiertamente la victoria del demócrata y se mantiene -sin pruebas- en que existe un fraude electoral en su contra.

A través de Twitter, Trump ha agradecido a Murphy "su firme dedicación y lealtad a nuestro país". "Ha sido acosada y amenazada, y no quiero que esto le suceda", ha aseverado, en un tuit donde no obstante advierte: "Nuestro caso sigue con fuerza. Continuaremos con la buena lucha y creo que prevaleceremos".

"Aun así, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que haya que hacer con respecto a los protocolos iniciales y he ordenado a mi equipo que haga lo mismo", ha apostillado Trump.

Horas después, ha vuelto a Twitter para insistir en esta idea y ha manifestado que mientras "la GSA trabaja de manera preliminar" con el Partido Demócrata, él y su equipo continuarán "persiguiendo la que será considerada la elección más corrupta en la historia de la política estadounidense".

 

Por su parte, desde el Partido Demócrata, el director ejecutivo del equipo de transición Biden-Harris, Yohannes Abraham, ha celebrado la decisión afirmando que se trata de un "paso necesario" pues, con este reconocimiento, la administración entrante obtiene "los recursos y el apoyo necesarios para llevar a cabo una transferencia de poder sin problemas y pacíficamente".

"En los próximos días, los funcionarios de transición comenzarán a reunirse con funcionarios federales para discutir la respuesta a la pandemia, tener una contabilidad completa de nuestros intereses de seguridad nacional y obtener una comprensión completa de los esfuerzos de la administración Trump para vaciar las agencias gubernamentales", ha comunicado.