Donald Trump continúa en sus trece: el todavía presidente de Estados Unidos sigue eludiendo cualquier tipo de responsabilidad por el asalto al Capitolio y este martes ha tachado de "absolutamente ridículo" que se plantee un segundo 'impeachment' contra él.

"Este impeachment está provocando un tremenda enfado", ha advertido el mandatario, que sostiene que el juicio político forma parte de una "caza de brujas" contra él. "En realidad es la continuación de la mayor caza de brujas de la historia política. Es ridículo, absolutamente ridículo", ha aseverado, en declaraciones a la prensa, antes de partir de viaje a Texas para visitar su pregonado muro en la frontera con México.

Trump sostiene que su discurso previo al asedio al Congreso, por el que los demócratas le acusan de haber incitado a la insurreción, fue "totalmente apropiado", y les acusa a su vez de alentar la violencia en el país al promover un nuevo 'impeachment'.

"Nancy Pelosi y Chuck Schumer van por un camino que está causando un peligro enorme a nuestro país y un gran enfado. No quiero violencia", ha asegurado.

Por su parte, Schumer, el líder demócrata en el Senado, ha afirmado que lo que ha hecho Trump este martes, al "culpar a otros por lo que él ha causado" es "una técnica patológica utilizada por los peores dictadores".

Trump asimismo ha arremetido contra las plataformas de Internet que le han bloqueado en los últimos días, asegurando que "han cometido un gran error, muy, muy malo para nuestro país".

Trump ve "cero riesgo" de que le destituyan con la Enmienda 25

Ya en Texas, Trump se ha mostado confiado en que hay "cero riesgo" de que su propio gabinete le destituya acogiéndose a la Enmienda 25, tras las peticiones de los demócratas para que el vicepresidenteinicie este proceso.

"La Enmienda 25 supone cero riesgo para mí, pero le pasará factura a Joe Biden y su Administración. Como dice la expresión, ten cuidado con lo que deseas", ha deslizado, el en que la Cámara de Representantes planea aprobar un proyecto de ley para instar a Mike Pence a activarla.

A ocho días para la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, el FBI ha advertido de posibles "protestas armadas" en todo EEUU desde el sábado, de un "levantamiento" a nivel nacional y un nuevo intento de asalto al Capitolio desde el domingo y hasta la investidura.

Así lo indica un documento interno divulgado por la cadena 'ABC, que alerta sobre "un grupo armado sin identificar que tiene la intención de viajar a Washington DC el 16 de enero. Han advertido que si el Congreso intenta sacar al presidente por la vía de Enmienda 25 ocurrirá un gran levantamiento".

Ante esta situación, el 20 de enero no habrá público en la toma de posesión de Biden y más de 10.000 miembros de la Guardia Nacional custodiarán el Capitolio desde este mismo sábado.

Un informe del FBI habría alertado de "una guerra" antes del asalto

Precisamente este martes, 'The Washington Post' revelaba que un informe interno del FBI alertó un día antes del asalto de que un grupo de extremistas se preparaba para lanzar una "guerra" en Washington y cometer violencia contra el Congreso.

Una información que contradice las declaraciones del FBI, cuyo jefe de la oficina en Washington, Steven D’Antuono, dijo el viernes que la agencia no tenía "ninguna indicación" de que hubiera nada planeado para el 6 de enero, más allá de las protestas de los seguidores de Trump.