Miles de estadounidenses han salido a reclamar el impeachment de Donald Trump, en vísperas de la votación en el Congreso que este miércoles determinará si el proceso llega al Senado.

Un juicio político del que el presidente se siente víctima, según ha expuesto en una furibunda carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la que lo compara con el de las brujas de Salem.

En la virulenta misiva, de seis páginas, el presidente afirma que "hubo más derecho al debido proceso para los acusados en los juicios de Salem" y acusa a los demócratas de impulsar una "declaración de guerra a la democracia".

"Ustedes son quienes interfieren con las elecciones de EEUU. Ustedes son quienes subvierten la democracia. Ustedes son quienes obstruyen a la Justicia. Ustedes son quienes están llevando dolor y sufrimiento a nuestra República para su egoísta beneficio personal, político y partidista", escribió.

En Nueva York, gritos y carteles pidiendo su destitución inundaron la icónica plaza de Times Square. Formaba parte de las más de 600 protestas organizadas por todo EEUU bajo el lema "Nobody is Above the Law" (Nadie está por encima de la ley) para presionar al Congreso para votar a favor de la salida de Trump, a quien los demócratas acusan de abuso de poder por el escándalo ucraniano.

Allí, en la ciudad natal de Trump, cientos de personas se manifestaron pese a la insistente lluvia, portando pancartas en las que se podían leer lemas como "Trump fuera, rusos fuera", en referencia a los supuestos vínculos del mandatario con el gobierno de Vladimir Putin y la injerencia de Moscú en las pasadas elecciones presidenciales.

Otros carteles exigían un "impeachment para el aspirante a dictador antes de que sea demasiado tarde" o rezaban: "Necesitamos a un líder, no a un sucio tramposo". También se oyeron gritos de "No more years" ante la posibilidad de que Trump, si supera el juicio político, sea reelegido en los comicios presidenciales de noviembre de 2020.

Los asistentes se congregaron en torno a una gran pancarta en la que se podía leer la sección del artículo 8 de la Constitución estadounidense, que contempla el 'impeachment' de un presidente en caso de traición, sobornos, delitos graves u otras faltas.

La destitución de Trump, improbable

A pesar de que es probable que los cargos políticos contra Trump salgan adelante en la Cámara Baja, gracias a la amplia mayoría con la que cuentan allí los demócratas, parece improbable que el proceso de destitución fructifique en el Senado, bajo control republicano.

En septiembre, los demócratas anunciaron el inicio de la investigación contra Trump, después de que un informante revelara a los servicios de Inteligencia el contenido de una conversación telefónica entre este y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski.

En esa conversación, Trump presionó a Zelenski para investigar al demócrata Joe Biden, vicepresidente con Barack Obama y su previsible rival las elecciones de 2020.