La crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos entra en una nueva fase. Donald Trump ha anunciado que, a partir de la semana que viene, el servicio de Inmigración y Control de Aduanas empezará la deportación de "millones" migrantes sin papeles.

Dice el presidente, a través de sus redes sociales, que serán expulsados "tan pronto como lleguen".

 

El mandatario también ha aplaudido cómo está operando México, "usando sus sólidas leyes de inmigración", deteniendo a las personas que tratan de cruzar la frontera.