Una periodista de Al Jazeera, la palestina Shireen Abu Akleh, ha muerto por fuego israelí durante una redada del Ejército en la ciudad de Yenín, al norte de Cisjordania ocupada, según confirma el Ministerio de Salud palestino. La periodista falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que otro compañero periodista, Ali al Samudi, fue herido con una bala en la espalda y su condición es estable, según el ministerio.

Ambos periodistas llevaban sus chalecos identificados como prensa y ella llevaba trabajando para Al Jazeera desde el inicio de la Segunda Intifada, confirmó el medio.

El cuerpo sin vida de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh
Rezos en la calle ante el cuerpo sin vida de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha calificado la muerte de la periodista de "ejecución" y ha responsabilizado "plenamente" al gobierno israelí. El asesinato de Abu Aqleh, asegura Abás, es "parte de la política de la ocupación de atacar a los periodistas para ocultar la verdad y cometer crímenes en silencio". El senador palestino Mushtaq Ahmad Khan ha difundido las imágenes, de extrema dureza, en las que se ve a la periodista minutos después de recibir el impacto de la bala.

Tras el ataque, la periodista fue trasladada al hospital aunque no se pudo hacer nada por salvar su vida.

El Ejército israelí indicó que durante una redada en el campo de refugiados de Yenín, "sospechosos armados" abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad y arrojaron explosivos, por lo que los agentes tuvieron que disparar en respuesta. "El Ejército está investigando lo ocurrido, en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino", señalaron sobre la muerte de Abu Akleh.

A finales de abril, el palestino Lufti Labadi de 18 años también murió por fuego israelí, cuatro días después de ser alcanzado por una bala durante otra redada en la zona de Yenín. Las fuerzas de seguridad israelíes han intensificado en el último mes las redadas y "operaciones de contraterrorismo" en toda Cisjordania ocupada, y en particupar en la zona de Yenín, en respuesta a la ola de ataques que ha sufrido Israel, seis desde finales de marzo con un saldo de 18 muertos. Una treintena de palestinos han muerto durante esos operativos, algunos de ellos civiles desarmados y sin vínculos con las milicias palestinas, y decenas han sido detenidos.