En las calles, los militares han tratado de impedir que los ciudadanos lleguen a la frontera a por la ayuda humanitaria. Para evitarlo, han disparado perdigones e incluso lanzado gases lacrimógenos.

El puente de Tienditas, el paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, será uno de los puntos más conflictivos. A mitad de camino, un camión y dos contenedores cortan el paso. Las autoridades colombianas denuncian que han sido soldados al suelo para impedir el ingreso de las 600 toneladas de ayuda humanitaria.

Y es que, para la mano derecha de Maduro, el operativo es, en realidad, una invasión militar. Una advertencia que se suma a las palabras de Maduro a los artistas que están promoviendo la entrada de ayuda: "Deben saber todos los artistas que están cometiendo un delito porque están avalando una invasión militar a Venezuela", asegura Maduro.

El eurodiputado González Pons, expulsado de Venezuela hace seis días, vuela a Colombia para presenciar el reparto de ayuda.

Mientras Juan Guaidó sigue apelando al Ejército. Pide que colaboren en dar una salida a la crisis sin violencia y pone como ejemplo a Hugo Carvajal, exmilitar de alto rango que le ha reconocido como presidente.