Los talibanes ya han entrado en Kabul e izado su bandera en el palacio presidencial de la capital afgana, tras hacerse en apenas 10 días con el control de prácticamente todo el país. Ello, a pesar de que en un principio aseguraron que no entrarían en la ciudad hasta que se produjera una transición de poder.

Mientras, el presidente afgano, Ashraf Ghani, ha abandonado el país, según ha anunciado el que fuera su rival político y ahora negociador jefe del Gobierno con los talibanes, Abdullah Abdullah. Ghani, que según medios locales habría huido a Turkmenistán, ha justificado su decisión "para evitar un derramamiento de sangre", según ha defendido en un mensaje en Facebook.

Tras la salida de Ghani, un grupo de líderes políticos ha formado un consejo de coordinación para la transición del poder a manos de los talibanes, del que forman parte el propio Abdullah y el expresidente Hamid Karzai, así como el líder del partido Hizb-e-Islami y ex señor de la guerra, Gulbuddin Hekmatyar.

El consejo, en una primera medida, ha llamado a las fuerzas del Gobierno y a los talibanes a evitar cualquier tipo de enfrentamiento y actos destructivos de oportunistas armados en Kabul. "No habrá ningún ataque sobre la ciudad. El poder será entregado a una tercera parte temporalmente", afirmaba horas antes el ministro del Interior en funciones, Abdul Sattar Mirzakwal.

Este mismo domingo, la oficina del Palacio Presidencial informaba a través de Twitter de que "en varias áreas remotas de Kabul" se habían escuchado disparos. "Las fuerzas de seguridad del país, en coordinación con los socios internacionales, controlan la situación de seguridad en Kabul", agregaba no obstante.

En un inicio, los talibanes habían tomado posiciones en varias entradas de la capital y pedido a sus combatientes "no luchar en Kabul" sino permanecer "en las puertas" de la ciudad sin tratar de entrar. Finalmente, sin embargo, han irrumpido en la capital del país.

El país, bajo control talibán en 10 días

En poco más de una semana, los talibanes han conseguido controlar casi todo Afganistán y que se esté negociando una transición de poder. "Todas las partes del país han quedado bajo el control del Emirato Islámico", ha anunciado su portavoz habitual, Zabihulá Muyahid, en su cuenta de Twitter, usando la denominación empleada por el grupo.

Este domingo, los talibanes elevaban a 28 las capitales de provincia capturadas con la anexión de la suroriental Gardiz, la central Nilli, y la oriental Jalalabad, la quinta ciudad más grande de Afganistán. Posteriormente, han clamado la captura de otras dos capitales provinciales, Bamyam y Maidan Wardak, con lo que 28 de las 34 provincias del país están ya bajo su control.

Para Jesús Núñez, codirector del Instituto de Estudios Sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), "lo que estamos viendo ahora no es tanto una victoria talibán como el colapso, la falta de voluntad de resistencia de un Gobierno inoperante y de unas Fuerzas Armadas afganas que nunca han estado en condiciones de garantizar la seguridad del país".

EEUU evacúa su embajada

Mientras tanto, Estados Unidos ha evacuado ya al personal de su embajada en Kabul, tras 20 años de presencia estadounidense en Afganistán. Lanzando bengalas para evitar ser atacados, helicópteros CH47 han trasladado al personal norteamericano al aeropuerto a lo largo del día.

"Nos hemos centrado en asegurar que ellos están seguros y protegidos", ha asegurado el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, que ha negado que esta situación sea igual a la que se produjo en 1975, cuando el país norteamericano tuvo que evacuar apresuradamente a su personal al final de la guerra de Vietnam.

Para los expertos, este es un fracaso de la comunidad internacional. "Estados Unidos, Reino Unido, todos los países europeos, incluido España, han fracasado en crear un Estado decente y democrático", sostiene a este respecto el fotoperiodista Gervasio Sánchez.

Ello, a pesar de que hace solo un mes Joe Biden negaba que esta situación fuera inevitable: "No lo es. Las tropas afganas tiene una armada de 300.000 soldados", afirmaba, indicando que estos estaban "tan bien equipados como cualquier otro ejército del mundo".

Ahora, su personal ha salido del país precipitadamente, al igual que el de otros países occidentales. En España, el Ministerio de Exteriores ha confirmado que se están acelerando los planes para evacuar a los españoles que permanecen en el país y a los ciudadanos afganos que han colaborado con España.

Por su parte, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, buscará una posición única internacional: "No queremos que nadie reconozca bilateralmente a los talibanes", ha advertido este mismo domingo.

Mientras, el caos se ha apoderado de las calles de Kabul, EEUU reporta tiroteos en el aeropuerto y muchos acuden en masa a sacar su dinero de los bancos. Todo ello mientras se libera a presos de las cárceles y en otras ciudades, según algunos locales, los talibanes matan ya a civiles puerta a puerta.

En el aeropuerto de la capital, cientos de civiles que han colaborado con los países occidentales intentan acceder a un avión para salir del país y la carretera que lleva al aeropuerto ha sido bloqueada.