Silvio Berlusconi ha sido ingresado en el hospital San Raffaele de Milán después de dar positivo por coronavirus, según han informado sus portavoces.

"Tras la aparición de algunos síntomas, el presidente Berlusconi ha sido ingresado en el hospital San Raffaele de Milán por precaución. El cuadro clínico no es preocupante", han precisado.

El empresario y exmandatario había confirmado este mismo jueves que se encontraba bien y que continuaba trabajando.

"Quiero asegurar que estoy bien. Yo también soy víctima como tantos italianos del contagio por Covid. Una enfermedad de la que nunca hemos apreciado la importancia ni los riesgos que conlleva y la consecuente necesidad de medidas más rigurosas en la tutela de la salud pública", escribió Berlusconi, de 83 años, ayer en Twitter.

 

En San Raffaele trabaja el doctor Alberto Zangrillo, médico personal de Berlusconi, quien afirmó cuando se supo que era positivo que el líder de Forza Italia era asintomático y guardaba aislamiento en su residencia de Milán.

Además del exmandatario, dos de sus hijos, Barbara, de 36 años y Luigim de 31 años, así como su actual novia, la diputada Marta Fascina, de 30, han dado positivo en COVID-19.

Dos pruebas tras sendos viajes

El líder de Forza Italia, según se supo, dejó Villa Certosa el 19 de agosto y se trasladó a Arcore. Unos días antes, la tarde del 15 de agosto, Berlusconi había celebrado una fiesta con unas pocas decenas de personas.

De regreso a Arcore y tras conocer el positivo de su amigo el empresario Flavio Briatore, con quien mantuvo un encuentro en Cerdeña, Berlusconi fue sometido a una prueba serológica y dio negativo.

El 27 de agosto, Berlusconi viajó a Valbonne, en Francia, donde reside su hija mayor Marina, y de regreso a Arcore, el 1 de septiembre, volvió a hacerse la prueba y dio positivo.