La llegada al poder de los talibanes en Afganistán ha hecho temer por los derechos de las mujeres y las niñas en este país. Estos han asegurado que "estarán felices de vivir bajo la ley sharía", que podrán ser "libres e independientes" y que "nadie les podrá hacer daño", sin embargo los antecedentes hacen que este discurso no sea muy creíble.

Pero, ¿qué supone realmente la ley sharía? Lo cierto es que no es un código concreto, sino que bebe del Corán y otras fuentes y sus normas están sujetas a la interpretación. Al respecto, la UNESCO recuerda que "la sharía es un concepto epistémico, flexible y adaptable", que está "sujeta a modificaciones en función de las épocas y cambios sociales".

En este sentido, cabe destacar que el régimen talibán la aplicó de la manera más estricta cuando gobernó en Afganistán entre 1996 y 2001, lo que hace temer un gran retroceso en los derechos de las mujeres.

Precisamente, la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA) publicó una lista de prohibiciones y obligaciones que deben cumplir bajo el régimen talibán:

  • Prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul
  • Prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que estén acompañadas de su 'mahram' (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido)
  • Prohibición de cerrar tratos con comerciantes masculinos
  • Prohibición de ser tratadas por doctores masculinos
  • Prohibición de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibán han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos)
  • Las mujeres deben de llevar burka, que las cubre de la cabeza a los pies incluyendo los ojos
  • Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su 'mahram'
  • Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos
  • Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio
  • Prohibición del uso de maquillaje
  • Prohibición de hablar o estrechar las manos a varones que no sean su 'mahram'
  • Prohibición de reír en voz alta
  • Prohibición de llevar zapatos de tacón, que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oír los pasos de una mujer)
  • Prohibición de montar en taxi sin su 'mahram'
  • Prohibición de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo
  • Prohibición de practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo
  • Prohibición de montar en bicicleta o motocicletas, aunque sea con sus 'mahram'
  • Prohibición de llevar indumentarias de colores vistosos. En términos de los talibán, se trata de "colores sexualmente atractivos"
  • Prohibición de reunirse con motivo de festividades o con propósitos recreativos
  • Prohibición de lavar ropa en los ríos o plazas públicas
  • Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra "mujer"
  • Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones de sus pisos o casas
  • Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares
  • Prohibición a los sastres de tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina
  • Prohibición del acceso de las mujeres a los baños públicos
  • Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo autobús. Los autobuses se dividen ahora en "sólo hombres" o "sólo mujeres"
  • Prohibición de pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burka
  • Prohibición de fotografiar a mujeres
  • Prohibición de la existencia de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas

Además de estas duras restricciones que atentan contra los derechos de las mujeres, según explica la RAWA, la población general debe cumplir las siguientes normas:

  • Prohibición de escuchar música y ver películas o series
  • Prohibición de celebrar el tradicional año nuevo (Nowroz) el 21 de marzo porque lo consideran una festividad pagana
  • Prohibición del día internacional del trabajo (1 de mayo) porque es "comunista"
  • Obligación de tener un nombre islámico
  • Obligación de que los jóvenes se rapen el pelo y los hombres, en general, vistan con una indumentaria determinada
  • Obligación de acudir a la mezquita para orar cinco veces al día
  • Prohibido el cuidado y adiestramiento de aves, describiéndolas como actividades 'no islámicas'
  • Obligación de cantar 'Allah-u-Akbar' (Diós es grande) en las celebraciones deportivas

Si bien, representantes talibanes han intentando blanquear su régimen asegurando que respetarán los derechos de las mujeres, que se les permitirá trabajar y estudiar y que tendrán "un papel muy activo en la sociedad, pero dentro del marco del Islam". También se han comprometido a permitir el trabajo de los medios de comunicación "dentro de su marco cultural" y que continuarán siendo "libres e independientes", pero que nada podrá ir contra los valores islámicos.

Además, han indicado que el Ejecutivo que arrancará en los próximos días mantendrá "buenas" relaciones con otros países y han prometido un tiempo de paz, sin conflictos. Tampoco habrá, según ellos, represalias para los que trabajaron para las fuerzas internacionales: "No queremos que se repita ningún conflicto, ninguna guerra otra vez, nos gustaría vivir en paz. No queremos enemigos internos ni externos".

Así, han querido marcar una diferencia con lo ocurrido hace dos décadas y su régimen opresor, señalando que "hay una gran diferencia" entre los talibanes de hace veinte años y los de 2021.