Vox estudia medidas después de que su líder, Santiago Abascal, haya estado en contacto con el senador estadounidense Ted Cruz, ahora en cuarentena tras haber estrechado la mano y haber estado conversando con un hombre que dio positivo por coronavirus.

Ese hombre contagiado asistía a la conferencia anual del Comité de Acción Política Conservadora (CPAC) en Washington, simposio al que acudieron también el líder de Vox junto a Iván Espinosa de los Monteros y donde se reunió con Cruz.

Ese evento se celebró hace cuatro días en la ciudad estadounidense y, a pesar de que los médicos han asegurado que la probabilidad de que Cruz fuera contagiado es "muy baja", está en cuarentena por precaución.

El eurodiputado de Vox Jorge Buxadé ha explicado en rueda de prensa que "Abascal está bien" y ha aclarado que el líder del partido "o ha tenido ninguna relación directa con nadie afectado por coronavirus".

"Nos hemos abrazado. Abascal está hecho un toro, ha pedido asesoramiento a un médico", ha señalado, al tiempo que ha recordado que Tez Cruz "estuvo un breve minuto con el afectado por coronavirus".

A ese evento también acudieron Donald Trump y Mike Pence, que no tuvieron una interacción directa con la persona contagiada, según ha confirmado la Casa Blanca en un comunicado.

No es la primera vez que la alerta por el brote de coronavirus afecta al partido de extrema derecha y es que este fin de semana Vox enviaba un mensaje a sus afiliados y simpatizantes en el que les recomendaba que este domingo no acudieran al palacio Vistalegre, donde la formación celebraba un acto multitudinario con un aforo de 15.000 personas.

En ese aviso, Vox explicaba que el acto se retransmitiría de forma íntegra por 'streaming' para que quien quisiera seguirlo pudiera hacerlo sin "tener que acudir físicamente al evento", y en concreto sugirió a la "población más vulnerable" que lo siguiera desde casa. En ese acto del partido se pudo ver a varios asistentes con mascarillas a modo de prevención.

Una asistente con mascarilla al acto de Vox en Vistalegre | Javier Martinez