Pedro Sánchez pide cautela mientras se dilucida la autoría del lanzamiento del misil que este martes ha matado a dos personas en Polonia, cerca de la frontera con Ucrania.

"Hay que ser muy cauteloso. Vamos a esperar al resultado de la investigación", ha señalado el presidente del Gobierno, que ha indicado que así lo han acordado los líderes de la OTAN y el G7 que este miércoles se han reunido de emergencia, a raíz de este incidente, en los márgenes de la cumbre del G20 en Bali.

El jefe del Ejecutivo ha hecho estas declaraciones después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, haya considerado "poco probable" que el misil fuera lanzado desde Rusia y, según la agencia alemana DPA, trasladara al resto de mandatarios "indicios" que apuntarían en su lugar a las defensas antiaéreas ucranianas.

Una comparecencia, al término de la cumbre en Indonesia, en la que Sánchez ha reivindicado "la unidad de los Estados miembros y del conjunto de Estados de la Alianza" y ha trasladado su solidaridad con el pueblo de Polonia y condolencias a los familiares de las víctimas.

A preguntas de los periodistas, ha insistido en que la necesidad de "no contribuir a ningún tipo de escalada" y ha reiterado que "lo más importante ahora es saber cuál es el resultado de la investigación".

No obstante, ha subrayado la "unidad de acción" de la Unión Europea y la OTAN y, aunque no ha querido especular sobre cuánto se prolongará el conflicto, ha aseverado que, tras los últimos ataques de Moscú, "no parece que en los planes de Putin entre un cese de las hostilidades inmediato".

A este respecto, el presidente español ha condenado de forma tajante los últimos bombardeos perpetrados por Rusia en Ucrania, coincidiendo precisamente con la cita del G20.

En este sentido, ha considerado que los últimos acontecimientos "son una prueba más de la falta de voluntad de Putin de poner fin a esta guerra" y "reflejan una vez más la sistemática y reiterada violación por parte de Putin de los principios más básicos del Derecho Internacional y el riesgo, en consecuencia, de escalada".

Así, ha reiterado su condena a la invasión rusa y se ha referido al comunicado conjunto emitido tras la citada reunión de urgencia, en el que se rechazan los bombardeos rusos de la víspera contra ciudades e infraestructuras ucranianas y se expresa "apoyo y solidaridad a Polonia mientras se investigan los hechos", así como hacia el pueblo ucraniano ante la invasión.

"Vamos a seguir coordinándonos para abordar los próximos pasos", ha indicado asimismo Sánchez, que ha explicado que en ese encuentro con otros líderes mundiales ha trasladado que "la unidad de la UE y de la OTAN en relación con esta guerra sigue siendo nuestra principal fortaleza".

Condena a los bombardeos rusos en Ucrania

Durante la rueda de prensa, Sánchez ha insistido en su condena a los ataques rusos más recientes, que, según ha reconocido, han alterado la agenda de la cumbre. "El bombardeo de Ucrania en mitad de la cumbre del G20 si demuestra algo es a las claras el desprecio que tiene Putin a los organismos internacionales, al sistema multilateral en su conjunto", ha aseverado.

A juicio de Sánchez, la declaración conjunta del G20 refleja la "condena inequívoca de la inmensa mayoría de los países" a la guerra de Putin, así como "la constatación de que Rusia es la gran causante" de la crisis alimentaria y energética. Además, ha destacado que todos los miembros -incluida Rusia- han suscrito que el uso de armas nucleares o incluso la amenaza de usarlas es "inadmisible".