Rusia introducirá, a partir del próximo curso, un programa de entrenamiento militar en las escuelas de secundaria. Así lo ha anunciado este miércoles el Gobierno ruso en plena invasión de Ucrania, desatada el pasado 24 de febrero por orden del presidente Vladímir Putin.

El ministro de Educación, Sergei Kravtsov, ha detallado que "el curso estará disponible en las escuelas a partir del año que viene" y ha asegurado que las autoridades "lo están preparando", según recoge la agencia rusa de noticias Interfax.

"Lo prepararemos antes del 1 de enero, luego será probado y las escuelas lo podrán aplicar a partir del año que viene", ha señalado, tras una propuesta del partido oficialista Rusia Justa-Por la Verdad para introducir este tipo de formación en los centros educativos del país.

"Preparación militar inicial"

El Ministerio de Defensa ruso respalda la inclusión en el programa escolar de un curso de "preparación militar inicial", según ha afirmado el líder de Rusia Justa, Serguéi Mirónov, autor de la iniciativa.

Mirónov sostiene que la enseñanza de esta materia "permitirá preparar de manera planificada a los ciudadanos para un posible enfrentamiento con el enemigo". En su opinión, en el curso no solo se debe enseñar tácticas de acciones de combate, sino también debe llevarse a cabo un "trabajo psicológico".

El diputado ha subrayado que los docentes deben ser "personas con experiencia en combate, veteranos de acciones de combate". "Con la inclusión de esta asignatura daremos un empleo real a miles de personas que aman sinceramente a la patria, que conocen la teoría y la práctica de la conducción de acciones de combate", ha añadido. Según Mirónov, todos los grupos de la Duma apoyan la iniciativa.

Cambios en los colegios

Según el periódico 'Izvestia', es Ministerio de Defensa es partidario de que el curso tenga un total de 140 horas y se imparta a los alumnos de los últimos dos cursos, de 17 y 18 años.

El actual programa escolar, según el Ministerio de Educación, contempla módulos de preparación militar inicial dentro de la asignatura "Conceptos básicos de seguridad". En esas clases los escolares estudian los derechos y obligaciones de los ciudadanos durante los llamamientos a filas y el cumplimiento del servicio militar obligatorio, así como la prestación de primeros auxilios.

La preparación militar inicial en las escuelas, en la que a los alumnos se les enseñaba a disparar con fusiles Kalashnikov y a lanzar granadas, fue obligatoria en la Unión Soviética entre los años 1962 y finales de los 80, cuando desapareció.

Sin embargo, desde septiembre todos los lunes la jornada escolar en Rusia comienza con el himno nacional y el izado de la bandera, un cambio introducido por las autoridades para fomentar el patriotismo. Además, la semana escolar comienza con una clase de patriotismo llamada "Hablando de lo importante", que los críticos consideran meras "lecciones de propaganda".

Según el guion de Educación, durante media hora los tutores deben fomentar el orgullo nacional anclado en la historia, pero también estrechamente vinculado con la actual guerra en Ucrania, con textos, vídeos y canciones. Algunos profesores ya han denunciado a la prensa que esas clases no promueven el patriotismo, sino el servilismo hacia los dirigentes rusos.