Rusia advierte a Finlandia y Suecia: su adhesión a la OTAN comportaría "graves repercusiones político militares" que exigirían "una respuesta" por parte de Moscú.

Así lo ha manifestado una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, en rueda de prensa, después de que ambos países nórdicos manifestaran su apoyo al Gobierno ucraniano contra la invasión rusa y fueran invitados a participar en la cumbre extraordinaria de la Alianza en calidad de observadores, ya que ahora mismo no son miembros.

"Finlandia y Suecia no deberían fundamentar su propia seguridad en el daño a la seguridad de otros países", ha declarado Zajarova en comentarios recogidos por 'Newsweek'. "Está claro que la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN, que es ante todo una alianza militar, tendría serias repercusiones político-militares que exigirían una respuesta de nuestro país", ha advertido.

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, había señalado el jueves que la invasión rusa de Ucrania "cambiaría el sentido del debate" sobre la adhesión de su país a la OTAN. Además, en las últimas horas, el primer ministro ucraniano, Volodimir Zelenski, ha agradecido a Suecia y Ucrania la ayuda militar, técnica y humanitaria que han enviado.

Ante esta amenaza, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha recordado que "todos los Estados miembros son libres de elegir su política exterior y su política de alianzas". No obstante, a preguntas de la prensa Borrell ha evitado pronunciarse más en concreto sobre las palabras de Zajárova.

Por su parte, también el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, ha señalado "solo los miembros y la OTAN pueden decidir quiénes son sus miembros o no". "Nadie externo puede decirnos quién puede ser miembro", ha zanjado.