El conflicto continúa en Afganistán. El Frente Nacional de Resistencia (NRF), que encabeza la lucha contra los talibanes en el último bastión opositor frente a los islamistas en la provincia de Panjshir, en el norte de Afganistán, ha perdido a dos importantes miembros: el portavoz y periodista Fahim Dashty y el general Abdul Wudod Zara.

Poco antes de la confirmación de la muerte de estos dos importantes miembros de la resistencia, y ante el avance de los talibanes en la zona, el líder de la resistencia ha abierto la puerta a una tregua si se retiran del valle, concretamente "al cese inmediato de las hostilidades y a la continuación del proceso de negociación".

Respondía así a la petición de los ulemas, el consejo de estudiosos de la ley islámica, de un acuerdo para solucionar la situación en la zona. "El NRF está dispuesto a poner fin de inmediato a la guerra para lograr una paz duradera si los talibanes ponen fin a sus ataques y operaciones militares en Panjshir y Andarab", rezaba el comunicado.

Mientras tanto, los talibanes anunciaban nuevas conquistas en su avance en Panjshir con la toma de más distritos, y señalaban "la posibilidad de que el grupo beligerante haga las paces o se rinda", aunque reconocieron que en algunas áreas los campos minados estaban ralentizando su avance.

Denuncian que reciben ayuda por satélite

Por otro lado, los combatientes de la resistencia en el valle afgano de Panjshir han denunciado que los talibanes no sólo están mejor equipados, sino que alguien les estaría ayudando en los combates proporcionándoles imágenes de satélite.

La resistencia sostiene que los talibanes cuentan con imágenes de satélite que están siendo favorables para poder vencer en los combates. Sin embargo, el líder de la resistencia, Ahmad Massoud, asegura que siguen "firmemente en pie".

Un usuario de la resistencia ha explicado en Twitter que "los talibanes tienen mejor logística y una mayor red de inteligencia", lo que les está proporcionando "imágenes constantes de los huecos en las líneas de la resistencia".

 

Los talibanes tomaron el control de casi todo Afganistán con la conquista de Kabul el pasado 15 de agosto, y desde entonces se espera el anuncio de quiénes serán los próximos dirigentes del país, algo que ocurrirá en los próximos días, según los islamistas.

Los talibanes cumplieron este domingo tres semanas en el poder de Afganistán y todavía no han anunciado la formación de su nuevo Gobierno, mientras la población afgana trata de volver poco a poco a la normalidad en medio de las advertencias de organizaciones de derechos humanos de la crisis humanitarias a la que se enfrenta el país.