En medio del horror, tras el terremoto que sacudió la isla de Ischia, llegaba el milagro. Los bomberos han conseguido rescatar a Pasquale, un bebe de siete meses. Su madre, embarazada, logró salvarse e indicar a los bomberos donde se encontraban sus hijos.

Tras horas de trabajo, consiguieron sacar también a su hermano de siete años. Ahora los bomberos trabajan para sacar al tercer menor de 11 años, que ya está localizado.

El padre de los niños no se lo puede creer: "Afortunadamente están muy bien. Tanto la madre como el niño".

El terremoto, de magnitud cuatro, agitó anoche Ischia, una pequeña isla frente a las costas de Nápoles. Tuvo su epicentro en la costa norte.

1.000 personas han sido evacuadas a la península italiana. Y ante el riesgo de más derrumbes queda por ver cuantos pueden ser realojados en la propia isla.

"Los equipos técnicos comprobaran el nivel de estabilidad de los hoteles para que puedan acomodar a la población", ha señalado Angelo Borelli, jefe de equipo de Protección Civil.

Por el momento hay unos 40 heridos, 12 hospitalizados y dos víctimas mortales.