El Gobierno británico anunció este jueves la retirada de las Islas Canarias de su lista de corredores aéreos seguros ante la pandemia, por lo que los viajeros procedentes de las islas deberán mantener una cuarentena de 14 días cuando lleguen al Reino Unido a partir de la madrugada del sábado.

"Los datos indican que los casos semanales y los test positivos están aumentando en las islas Canarias", argumentó en un mensaje en Twitter el ministro británico de Transporte, Grant Shapps, por lo que su Gobierno ha decidido reimponer el aislamiento obligatorio a fin de "reducir el riesgo de importar el COVID-19".

El Ejecutivo británico había eximido a los viajeros procedentes de Canarias de las cuarentenas el pasado 22 de octubre, tras haberlas impuesto por primera vez en julio. La medida volverá a estar en vigor a partir de las 4.00 horas de la madrugada del viernes al sábado, informó el ministro de Transporte.

 

Según los datos de ese departamento, la "positividad" por coronavirus en el conjunto de las Canarias es del 7,1 %, mientras que en la isla de Tenerife es del 8,8 %. La medida anunciada por el ministro de Transporte se aplicará en las cuatro naciones del Reino Unido -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Desde el próximo 15 de diciembre, los pasajeros que lleguen a Inglaterra procedentes de destinos considerados de riesgo pueden hacerse un test en un laboratorio privado a partir del quinto día de cuarentena y abandonar el aislamiento si dan negativo.

El consejero delegado de la aerolínea easyJet, Johan Lundgren, indicó que se trata de una noticia "desalentadora" para los pasajeros que habían reservado vuelos hacia las Canarias en las próximas semanas.

"Entendemos que algunos clientes querrán alterar sus planes, por lo que continuaremos asegurando flexibilidad a aquellos que resulten afectados" por la decisión del Gobierno británico, agregó Lundgren en un comunicado.

El director ejecutivo de la consultora de viajes The PC Agency, Paul Charles, afirmó, por su parte, que la exclusión de Canarias de los corredores seguros británicos es "devastadora" para "miles de británicos que han reservado" vacaciones en Navidad y Fin de Año.