Es uno de los alimentos más controvertidos y no parece que la polémica en torno a su fabricación se vaya a resolver. Se trata del foie gras, un producto hecho a base de hígado de patos, ocas o gansos y que para algunos es una delicia merecedora de servirse solo en ocasiones especiales.

Sin embargo, según los animalistas, su condición de producto 'gourmet' no debe silenciar la forma en la que se elabora. Organizaciones como PETA denuncian que los animales son obligados a alimentarse varias veces al día hasta que su hígado enferma y se hace hasta diez veces más grande de su tamaño original.

En Reino Unido, donde su producción está prohibida, plantean ahora la posibilidad de dejar de importar este producto, según fuentes cercanas al Ministerio del Bienestar Animal consultadas por el diario británico 'Daily Mail'. En caso de que la propuesta salga adelante, el foie gras ya no se venderá más en las tiendas de alimentación y restaurantes.

De las 20.000 firmas a una posible futura ley

La iniciativa del gobierno de Boris Johnson nace de una campaña de PETA UK, que pide que el país no sea partícipe del sufrimiento que padecen algunos animales en las granjas. La organización ha recogido 20.000 firmas para prohibir la importación de foie gras, una medida que apoya el 79% de la población británica, según datos de la propia ONG.

"Ahora que se ha establecido nuestra relación futura con la Unión Europea, el Gobierno está considerando otras medidas que podría tomar en relación con el foie gras", ha asegurado el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, dentro del Ministerio del Pacífico y el Medio Ambiente.

Su ministro, Lord Zac Goldsmith, ha confirmado en su cuenta de Twitter que están estudiando el veto a las importaciones de foie gras y que podría convertirse en ley en los próximos meses. Además, ha asegurado que este alimento es una "barbarie insoportable", lo ha definido como una "tortura en lata" y cuestiona que alguien pueda disfrutar comiéndolo después de ver su proceso de elaboración.

 

Reino Unido, solo un ejemplo más del veto mundial al foie gras

El caso de Reino Unido es solo uno más dentro de la lista de países que no admiten la producción de este alimento como Luxemburgo, Alemania, Finlandia, Italia, Suiza, Polonia o Dinamarca. Sin embargo, en países como España sí se sigue produciendo.

Fuera de Europa también se ha puesto la cruz a este suculento producto. En Nueva York, por ejemplo, el foie gras solo estará disponible para su compra hasta el 31 de diciembre de este año. A partir de 2022, comprarlo u ofrecerlo en restaurantes estará penado con una multa de hasta 2.000 dólares.