Reino Unido recomienda ofrecer vacunas alternativas a la de Oxford/AstraZeneca a los menores de 30 años, después de que se haya detectado un posible vínculo entre ésta e inusuales trombos en adultos jóvenes. Así lo ha anunciado el Comité conjunto de vacunación e inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés).

Ese grupo de población tendrá la opción de elegir vacunarse con las inyecciones de Pfizer y Moderna, también aprobados en este país, aunque los reguladores siguen recomendando la vacuna de AstraZeneca en adultos de más edad al considerar que "los beneficios sobradamente compensan los riegos". No obstante, los menores de 30 también podrán decidir vacunarse con AstraZeneca, ya que su uso está más generalizado y la vacunación va más rápida.

En una rueda de prensa conjunta, la consejera delegada de la Agencia reguladora de medicinas y productos sanitarios del Reino Unido (MHRA), June Raine, ha indicado que hasta el 31 de marzo se han registrado 79 casos de trombos con bajo número de plaquetas en personas que recibieron la primera dosis la universidad de Oxford. De ellos, 19 personas han muerto, tres de ellas menores de 30 años -aunque en algunos casos se desconoce la causa-. Del total de afectados, de entre 18 y 79 años, 51 son mujeres y 28 hombres.

El JCVI ha explicado que sigue recomendado el uso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca en los mayores de 30 años porque el riesgo de enfermar de gravedad o morir de COVID-19 es "más elevado" que el de desarrollar esos inusuales trombos, que siguen siendo "raros" en el conjunto de la población.

Por contra, para los menores de 30 años sin patologías subyacentes el riesgo por el coronavirus es inferior y por tanto es recomendable evitar ese posible efecto secundario raro que presenta la vacuna de AstraZeneca y ofrecerles alternativas "si están disponibles".

La posición de la EMA

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés) ha confirmado un "posible vínculo" de AstraZeneca con los "casos raros de coágulos" originados en algunas personas que recibieron esta vacuna, pero considera que su beneficio sigue estando "por encima" del riesgo de un efecto secundario.

El organismo ha advertido a las personas que hayan recibido la vacuna de que deben "buscar asistencia médica inmediatamente si desarrollan síntomas de esta combinación de coágulos sanguíneos y plaquetas bajas".