Un grupo de manifestantes que exigen la dimisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, ha incendiado este sábado la casa de la hermana del mandatario, Ester Morales, y las de los gobernadores de Oruro y Chuquisaca, Víctor Hugo Vásquez y Esteban Urquizu, respectivamente.

En cuanto a la vivienda de Morales, en construcción, un grupo ha sacado las herramientas y el material de obra de la misma para, posteriormente, quemar la infraestructura, según ha informado la agencia de noticias boliviana ABI.

Por su parte, 'Los Tiempos' ha informado de que la casa de Vásquez había sido saqueada y después quemada, pero su familia ha sido evacuada antes de que se produjera el suceso. Mientras que Urquizu ha denunciado en su cuenta de Twitter que su inmueble ha sufrido "un atentado (...) sin importar que en él se encuentren niños, mujeres e inquilinos que simplemente habitan en él". "¡Queremos paz!", ha reclamado.

Morales ha denunciado y condenado sendos ataques en su cuenta de Twitter. "Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de los gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad", ha expresado el mandatario. "Preservemos la paz y la democracia", ha insistido.

 

Por otro lado, medios locales han informado de que decenas de personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales han atacado las instalaciones del canal de televisión Unitel, situado en la ciudad de El Alto, y el Centro de Convenciones de la alcaldía de la ciudad. No obstante, el MAS ha desmentido su implicación en el ataque, según ABI.

Previamente, grupos de manifestantes que exigen la dimisión de Morales han cercado este sábado el edificio en el que se encuentran Bolivia TV y la radio Patria Nueva, ambos medios estatales, y han intentado que dejen de transmitir información.

"Los medios estatales BTV y RPN han sido intervenidos por grupos organizados que después de amenazar y amedrentar a los periodistas los obligaron a abandonar sus fuentes de trabajo", ha denunciado Morales en su cuenta de Twitter. "Dicen defender la democracia, pero actúan como en dictadura", ha zanjado".

En este sentido, Morales también ha condenado "la actitud de exdefensores del Pueblo", que "en vez de proteger los Derechos Humanos conculcan la libertad de expresión y se unen a golpistas racistas para atentar contra medios estatales como hacían las dictaduras militares". "Quieren acallar la prensa para perpetrar el golpe", ha remachado.

El mandatario ha aludido a Waldo Albarracín y a Rolando Villena, que fueron defensores del pueblo y ahora son parte de los grupos de oposición que demandan la dimisión del presidente, según ha informado la agencia de noticias boliviana ABI. "Bajo el edificio, en la avenida, hay personas en la puerta de Bolivia TV", ha indicado el director de Patria Nueva, Iván Maldonado, según ha recogido el medio local 'La Razón Digital'.