El COVID-19 ya ha infectado a más de 500.000 personas de 187 países diferentes. La preocupación de los estados se centra ahora en adoptar medidas para contener el contagio del coronavirus y evitar así más muertes. Sin embargo, en mitad de esta pandemia se ha empezado a hablar del hantavirus, otro virus del que ha habido un caso en China, donde también se originó el coronavirus.

Según reportaba el 'Global Times', un medio de noticias chino, un hombre que ha dado positivo en hantavirus ha fallecido. La información, compartida por el medio en redes sociales, ha causado un gran revuelo, ya que medio mundo se encuentra afectado y confinado por el coronavirus.

 

¿Qué es el hantavirus?

Tal como informa la OMS, el hantavirus es una enfermedad zoonótica que se puede transmitir entre animales y seres humanos. Los portadores, en este caso, son los roedores (sobre todo ratas y ratones).

Las personas contagiadas experimentan fiebre, afectaciones gastrointestinales o dolores musculares. Más tarde, dificultad respiratoria e hipotensión. Además, la misma organización explica que uno de los problemas para la detención del virus es que puede llegar a desarrollarse hasta más de 40 días después de que el enfermo haya estado expuesto.

¿Cómo se transmite?

El contagio se produce por el contacto con el excremento, la orina o la saliva de los roedores, a través de los ojos, la nariz o la boca. También, por la mordedura de estos animales.

Estos casos suelen darse generalmente en áreas rurales, pero desde el Centro Europeo Para la Prevención y Control de Enfermedades, explican que este virus no puede llegar a convertirse en pandemia mundial porque el virus, según sostienen, no se transmite de persona en persona.

Además, cabe destacar que este tipo de patógenos no son nuevos y están controlados por las autoridades sanitarias.