Las tropas rusas han alcanzado un nuevo frente en este vigesimotercer día de guerra en Ucrania. Por primera vez, el Kremlin ha atacado Leópolis, ciudad al oeste del país, a tan solo 80 kilómetros de la frontera con Polonia y la única entre las grades ciudades ucranianas que no había sido bombardeada hasta el momento.

Esta noche, varios misiles han caído en los alrededores del aeropuerto de Leópolis: "Han alcanzado la planta de reparación de aeronaves. Sus edificios fueron destruidos por los impactos. El trabajo en esta planta se había detenido con anterioridad, por lo que no hay víctimas", ha expresado el alcalde Andriy Sadovy en Telegram.

La alerta por futuros ataques se activa así en la principal ciudad del oeste mientras las bombas del Kremlin siguen cayendo en Kiev por quinto día consecutivo. A primera hora de esta mañana se ha producido un nuevo ataque en la zona norte de la ciudad, causando al menos un muerto y provocando la evacuación de 100 personas. Las autoridades de Kiev denuncian 60 civiles muertos y 241 heridos desde el comienzo de la invasión por los bombardeos en la capital, que han afectado en su totalidad a edificios civiles situados en barrios residenciales.

Otra persona ha fallecido en este vigesimotercer día de guerra en un bombardeo en Jarkóv. Allí, las tropas rusas han vuelto a lanzar misiles contra escuelas, edificios residenciales e incluso mercados. Además, al menos dos personas han muerto en varios bombardeos en las ciudades de Severodonetsk y Rubizhne, en la región de Lugansk, también al este del país. "Más de 20 edificios de apartamentos e instalaciones de infraestructura han sido destruidos en Severodonetsk y Rubizhne debido a los bombardeos de esta noche", ha aseverado Serhiy Haidai, jefe de la administración estatal de esa región, cuya autoproclamada independencia ha sido reconocida por Rusia. El gobernador de la provincia, Sergii Haidai, ya ha asegurado que el Ejército ruso estaría tratando de "tomar" ambas localidades.

Ucrania ha informado hoy de la apertura de nueve corredores humanitarios para tratar de evacuar civiles de las ciudades golpeadas por los bombardeos. Según ha informado el gobernador de Járkov, Oleg Sinegubov, entre estos 'pasillos' humanitarios se encontrarían caminos habilitados para las poblaciones de Balakleya e Izium.

La viceprimera ministra Irina Vareshchuk ha informado que, de los nueve corredores habilitados este jueves, han funcionado todos excepto el de Járkov. Así, se consiguió evacuar a 3.810 personas de diversos lugares del país, algunas de ellas desde la sitiada Mariúpol.

"Los rusos no quieren abrir un corredor completo en Mariúpol. Porque si quisieran, como fue el caso de Sumi, más de 100.000 residentes se irían. Los ataques aéreos rusos en lugares de reunión y autobuses muestran solo un deseo consciente de destruir esta ciudad", ha señalado Vereschuk. En total, más de 3,2 millones de ucranianos han salido del país desde que comenzó la invasión rusa en Ucrania, según la ONU.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunirá a mediodía con su homólogo chino, Xi Jinping, para instarle a retirar cualquier apoyo a Putin y obligar a Rusia a cesar la guerra en Ucrania: "Seguimos haciendo un llamamiento a todas las naciones, especialmente a aquellas que tienen influencia directa sobre Rusia, para que usen ese poder para obligar a Moscú a poner fin a esta guerra que han elegido", ha aseverad el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. "En particular, creemos que China tiene la responsabilidad de usar su influencia con el presidente Putin y defender así las reglas y los principios internacionales que dice apoyar", ha aseverado.