Pekín se encuentra ya en alerta máxima tras el aumento de casos de coronavirus sintomáticos y temen seguir los pasos de Shanghái, que se encuentra sumida en un confinamiento masivo desde hace un mes para atajar un drástico crecimiento del numero de infectados.

La capital de China ha comenzado a hacer test masivos y a cerrar urbanizaciones para evitar la propagación del COVID-19 en la ciudad, donde se han registrado 14 casos positivos, al margen de los asintomáticos. El mayor distrito, Chaoyang, que concentra desde embajadas a rascacielos de negocios, ha exigido a quienes vivan o trabajen en la zona que se sometan a tres pruebas de ácido nucleico durante esta semana.

El miedo a que la capital china acabe de nuevo confinada o que llegue a los niveles de Shanghái ha provocado también compras masivas en los supermercados -dejando algunos de ellos completamente vacíos- y consejos en las redes sociales sobre qué comprar en caso de cuarentena generalizada.

La ciudad también ha suspendido los grupos turísticos a partir de este lunes -a menos de una semana de cuatro días festivos por el puente del 1 de mayo- y ha exigido a las agencias de viajes que reembolsen el importe de los paquetes de viajes.

Pese a la alta transmisibilidad de la variante ómicron, China continúa aplicando su estricta política de "tolerancia cero" para atajar esta última oleada de casos, que está provocando cifras récord de contagios no vistas desde el inicio de la pandemia.

Suben los muertos por coronavirus en Shanghái

La metrópolis oriental ha anunciado la muerte de otras 51 personas por coronavirus, con lo que la urbe suma un total de 138 fallecidos desde que decretó hace un mes un confinamiento masivo para atajar un abrupto aumento de casos.

El vicedirector de la comisión sanitaria shanghainesa, Zhao Dandan, ha enfatizado que la edad media de los decesos es de unos 81,1 años y que todos ellos tenían alguna enfermedad o patología previa a infectarse con el nuevo coronavirus.

Zhao ha avisado de que la situación epidémica sigue siendo "grave y compleja" en Shanghái y ha destacado que la cifra diaria de contagios sigue siendo "alta" después de que se anunciasen 2.472 nuevos positivos y 16.983 casos asintomáticos detectados el domingo.