Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha anunciado este domingo que ha dado positivo en COVID-19. Aun así, insiste en que sus síntomas "son leves" y ya se encuentra bajo tratamiento.

"Lamento informarles que estoy contagiado de COVID-19. Los síntomas son leves pero ya estoy en tratamiento médico. Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos", escribe a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, el mandatario asegura que, a pesar del positivo, seguirá "pendiente de los asuntos públicos". En concreto, ha avanzado que este lunes mantendrá una conversación con el presidente ruso, Vladimir Putin, para gestionar la adquisición de la vacuna Sputnik V.

 

Según relata la prensa mexicana, López Obrador forma parte de la población de riesgo. A sus 67 años sufre de hipertensión y, años atrás, en 2013, sufrió un infarto durante las protestas de la reforma energética.

Tras el anuncio del contagio, el dirigente ha recibido el apoyo de diferentes personalidades de todo el espectro político. Así, desde su formación, la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, confía en que pronto se recuperará. También lo afirma así el expresidente y su rival en las elecciones de 2006, Felipe Calderón, quien, "sinceramente", le ha deseado una "pronta recuperación".

Por su parte, el director general de Epidemiología del Ministerio de Salud, José Luis Alomía, ha detallado que López Obrador se encuentra "estable" y con "síntomas leves, cumpliendo con la cuarentena domiciliaria".

"En este momento, y desde que presentó los síntomas, el equipo de médicos que se predestinó y se conformó para una situación como esta. Se encuentra bajo su atención", ha contado Alomía durante la comparecencia diaria sobre la situación de la pandemia en México.

Por otro lado, el Ministerio de Salud de México ha confirmado en su último balance diario el fallecimiento de 149.614 personas y 1.763.219 casos acumulados, de los cuales 1.320.448 corresponden a los de aquellas personas que han logrado superar la enfermedad.