El presidente de Colombia, Iván Duque, ha ordenado en la madrugada de este viernes "el máximo despliegue" de la asistencia militar para el departamento del Valle del Cauca y su capital, Cali, que ha vivido una nueva oleada de violencia durante el sexto "paro nacional" en el que murieron al menos tres personas.

"A partir de esta noche empieza el máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional en la ciudad de Cali y en el departamento del Valle", ha anunciado el presidente colombiano en esa urbe, donde ha presidido un consejo de seguridad, y ha asegurado que al frente de la operación estarán "oficiales de la más alta experiencia".

Bajo la figura de "asistencia militar", los soldados están desplegados en varias ciudades del país hasta que cesen los hechos que alteran el orden público y que comenzaron exactamente hace un mes.

Tres personas han muerto en la última jornada de protestas, en crímenes cometidos en el sector de La Luna, en el centro de la ciudad, donde un civil armado, miembro de la Fiscalía, ha disparado contra varias personas que estaban bloqueando la zona y luego fue linchado hasta morir.

Más de 7.000 efectivos desplegados

El mandatario ha explicado que ese despliegue permitirá triplicar la capacidad militar "en menos de 24 horas en todo el departamento", lo que asegurará además "una asistencia en puntos neurálgicos en donde hemos visto actos de vandalismo, de violencia y de terrorismo urbano de baja intensidad".

El objetivo es buscar la "protección de los corredores del departamento" con el desbloqueo de las carreteras como "principio" y "medida de protección de los derechos de todos los ciudadanos".

"Hay más de 7.000 hombres (entre policías y soldados) despegados para esa labor", ha subrayado el presidente.

Duque ha destacado, además, que Colombia "siempre ha mantenido canales para que haya deliberación y concertación frente a las necesidades de la ciudadanía" pero "no negociando la Constitución ni los derechos de los ciudadanos".

Sexta huelga general

Miles de personas volvieron este viernes a las calles de ciudades como Bogotá, en la que se desarrollaron una veintena de concentraciones pacíficas y festivas, así como en Medellín, Bucaramanga y Cartagena.

Sin embargo, además de Cali, también hubo violencia en la localidad de Madrid, cercana a Bogotá, donde los manifestantes se enfrentaron durante horas con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

Justo se cumple un mes de protestas en el que los ciudadanos han salido a las calles para reivindicar medidas para atajar la desigualdad en el país en diversas marchas que se han visto empañadas por los disturbios, la violencia y los enfrentamientos entre los manifestantes y la Fuerza Pública.

El Gobierno de Duque ha pedido al Comité del Paro que condene los bloqueos en el acuerdo que llevaría a la instalación de una mesa de negociación para abordar las cuestiones de las protestas y poner fin a las mismas.

En este contexto, los líderes de las marchas ha indicado que los bloqueos "hacen parte de las posibilidades legítimas para el ejercicio de las protestas". "Desde un inicio hemos declarado y promovido que se realicen corredores humanitarios de abastecimiento con libre circulación de bienes y servicios de alimentos de canasta básica, salud y salubridad pública", han apuntado, recoge 'El Tiempo'.

La Defensoría del Pueblo ha entregado este viernes un nuevo balance sobre las víctimas del paro y ha cifrado en 123 las personas que siguen desaparecidas, mientras ha podido identificar 383 violaciones de los Derechos Humanos.

Según la ONG Temblores, en este mes de protestas han muerto 43 personas en homicidios presuntamente cometidos por la Fuerza Pública, mientras se han reportado 1.445 detenciones de manifestantes y 22 víctimas de violencia sexual.