Portugal prepara un proyecto piloto para poner a prueba la semana laboral de cuatro días en las administraciones públicas, a semejanza del sector privado, y ya cuenta con instituciones que han mostrado interés en este modelo.

La ministra de Presidencia, Mariana Vieria da Silva, así lo ha indicado en una entrevista con el diario luso 'Público', al ser preguntada sobre las iniciativas piloto que llegarán al sector privado en 2023. "Estamos trabajando con el Ministerio de Trabajo para poder desarrollar un proyecto semejante", ha asegurado.

La 'número dos' del Ejecutivo de António Costa asimismo ha indicado que ya hay entidades públicas dispuestas a probar este nuevo modelo. "Existen instituciones que quieren experimentarlo, pero también depende de la metodología que sea seguida. Principalmente, si será en una organización en particular o en un conjunto, para poder evaluar el impacto", ha explicado.

No obstante, ha precisado que habrá "diferencias" con el sector privado porque hay "muchos servicios que no son compatibles con ese tipo de organización". Vieira da Silva asimismo ha apuntado asimismo que las diferentes dimensiones de la organización del trabajo, como el teletrabajo o la semana de cuatro días, son una "agenda fundamental para los próximos tiempos".

El Gobierno luso tiene previsto presentar en breve el proyecto piloto de la semana de cuatro días para el sector privado y se espera que pueda empezar a implementarse ya en 2023. Una cuestión que entró en el debate público en Porgutal después de que el Partido Socialista lo incluyese en su programa electoral -para determinados sectores- de cara a las elecciones legislativas del pasado 30 de enero, que ganó con mayoría absoluta.

Semana de cuatro días en otros países

En España, el Ministerio de Industria alcanzó hace unos meses un compromiso con Más País para probar la semana de cuatro días en unas 150 pymes, mientras que Telefónica comenzó a ofrecer a sus empleados acogerse esta jornada de 32 horas semanales. En el caso de la operadora, los empleados renuncian a una parte de su sueldo equivalente a algo más de cuatro horas, respecto a las cinco horas y media que reducen de jornada.

Por su parte, en junio se inició una prueba piloto de la semana laboral de cuatro días con 70 compañías de Reino Unido, manteniendo a los trabajadores el mismo salario. Los resultados fueron sorprendentes: casi todas las empresas que participaron optaron por mantenerla, tal y como explicábamos en este vídeo de laSexta Clave: