El cuerpo sin vida de un joven sirio ha sido hallado este viernes en Polonia, según ha informado la Policía polaca este sábado, cerca de la frontera con Bielorrusia y en plena crisis migratoria en el límite entre ambos países.

"Ayer, en el bosque, cerca de la frontera cerca de Wolka Terechowska, se encontró el cuerpo de un joven hombre sirio", ha indicado la Policía de Podlaska en Twitter, donde apuntó que en el lugar de los hechos no se ha podido determinar la causa de la muerte del hombre.

El hallazgo se produce en un contexto de gran tensión entre Bielorrusia y Polonia, que acusa al país vecino de facilitar la entrada de migrantes en su territorio e incluso baraja cerrar totalmente la frontera, donde miles de personas se agolpan bajo gélidas temperaturas.

Una situación de la que tanto la Unión Europea como el Ejecutivo polaco responsabilizan al presidente bielorruso Aleksandr Lukashenko, al que acusan de permitir el desplazamiento de personas en zonas de conflicto hasta Bielorrusia para luego desviarlas a países de la Unión Europea en represalia por las sanciones de Bruselas, que ha acusado al mandatario de fraude electoral.

Sin embargo, Lituania y Polonia no permiten el paso de los migrantes y las autoridades bielorrusas no les dejan regresar, lo que significa que miles de personas han quedado atrapadas en tierra de nadie a medida que bajan las temperaturas con la llegada del invierno. Así, los mayores damnificados son los migrantes que permanecen acampados en los bosques aledaños a la frontera, golpeados por el frío y sometidos a condiciones extremas.

A su vez, el mandatario bielorruso amenaza con cortar el tránsito de gas hacia Europa si hubiera nuevas sanciones. "Proporcionamos calefacción a Europa y aún así nos amenazan con cerrar la frontera. ¿Y si cerramos el paso de gas natural?", deslizaba este jueves. En respuesta, el presidente ruso, Vladímir Putin, le ha advertido contra este movimiento: "Supondría un gran daño al sector energético de Europa y no ayudaría al desarrollo de nuestras relaciones con Bielorrusia", ha afirmado.

Por su parte, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha manifestado preocupación por la situación. Así lo indicaba este viernes, apuntando que Estados Unidos ha trasladado su preocupación a Rusia y Bielorrusia: "Creemos que es un problema", afirmó.