La Policía alemana está registrando los domicilios y los locales comerciales de cuatro personas en relación con el atentado perpetrado el pasado lunes en Viena en el que asesinaron a tres personas y un atacante fue abatido.

Según el estado actual de la investigación, no "hay sospechas de la participación de estas cuatro personas" en el ataque de Viena. Si bien, creen que pudo haber conexiones con el presunto asesino. Así lo ha indicado la Oficina Federal de Investigación Criminal.

Los registros se están llevando a cabo en las ciudades de Osnabrück y Kassel y en el distrito de Pinneberg, en los estados federados de Baja Sajonia, Hesse y Schleswig-Holstein.

 

Según la Fiscalía, dos de estas personas presuntamente se reunieron en julio de 2020 con el atacante, de 20 años, en Viena, y una tercera tuvo contacto vía internet, informa la cadena pública alemana ARD. Con la cuarta persona hubo un contacto solo indirecto a través de internet.

El Ministerio Público también parte de la base de que las personas de contacto dentro de los círculos islamistas en Alemania no participaron en la preparación del atentado. El objetivo del operativo es incautarse de posibles pruebas, por lo que tampoco se ha producido ninguna detención.

Los registros fueron solicitados ayer al juez competente en base a las informaciones correspondientes facilitadas por la Justicia austríaca a las autoridades alemanas.

Durante el atentado del pasado lunes, murieron al menos cuatro personas, tres víctimas y uno de los atacantes, y una quincena han resultado heridas (siete de ellas graves). Este se llevó a cabo en seis puntos del centro de Viena. En los ataques -con ametralladoras- participaron "al menos un terrorista islamista", según el ministro de Interior de Austria, Karl Nehammer en rueda de prensa.