Los vídeos de una boda secreta en la comunidad judía jasídica de Brooklyn, en Nueva York, donde se juntaron más de 7.000 personas sin mascarillas ni guardando las distancias de seguridad han desatado una dura polémica en redes, apenas días después de que la ciudad haya cerrado los colegios del mayor sistema escolar de Estados Unidos.

La boda del nieto de un importante rabino de la ciudad era todo un evento, lo que prueba también el secretismo con el que se hizo la convocatoria: las invitaciones de boda fueron orales, de boca a oreja, en lugar de emplear tarjetones, carteles o anuncios en prensa jasídica.

En la imagen se ve a un gran auditorio repleto de hombres vestidos con abrigo largo y sombreros de piel, saltando al ritmo de una canción tradicional y celebrando el matrimonio del destacado miembro de la comunidad.

 

Los miembros de la comunidad jasídica desconfían de las vacunas y de las medidas de seguridad para el control de las enfermedades infecciosas, como es el caso del COVID-19. De hecho, a principios del año pasado se produjeron varios brotes importantes de sarampión en las comunidades ortodoxas de la ciudad de Nueva York que fueron muy difíciles de controlar.

Desde el 18 de noviembre, varias partes de Brooklyn permanecen en categoría amarilla de riesgo de rebrote, según el sistema que emplea el estado de Nueva York. En todas ellas es necesario limitar los aforos en lugares de culto al 50% y también permanecer a dos metros de distancia, con uso de mascarilla.