El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el líder de Ejecutivo español, Pedro Sánchez, han abordado la situación en Afganistán en una conversación telefónica que han mantenido este sábado por la noche.

Así lo ha comunicado el propio Sánchez a través de Twitter, donde ha calificado la charla con su homólogo estadounidense como "fructífera".

Según ha detallado el líder socialista, ha tratado con el mandatario norteamericano "varios temas de interés común, en especial, la situación en Afganistán y la colaboración entre ambos gobiernos en la evacuación de ciudadanos y ciudadanas desde ese país".

 

Por su parte, la Casa Blanca ha indicado en un comunicado que ambos dirigentes "han alabado la dedicación de su personal en Kabul que está trabajando conjuntamente para evacuar de forma segura a sus ciudadanos, afganos que valientemente apoyaron el trabajo de la misión estadounidense y otros nacionales vulnerables".

Según la nota, Biden ha elogiado asimismo "el liderazgo de España en la búsqueda de apoyo internacional para las mujeres y niñas afganas" y ha dado las gracias a Sánchez por albergar temporalmente a afganos que se dirigen a Estados Unidos en las bases militares de Rota y Morón.

La llamada entre Sánchez y Biden se produce a punto de cumplirse una semana desde que los talibanes entraran en Kabul y tras una jornada particularmente caótica en el aeropuerto de la capital afgana, donde la situación cada vez es más crítica y se han producido estampidas y disparos.

Además, este sábado ha llegado a Madrid el tercer avión fletado por el Gobierno español con 110 evacuados afganos a bordo, además de otro avión europeo procedente de París con 36 repatriados.

Precisamente este sábado, Sánchez ha visitado la citada base aérea en compañía de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Allí ha reivindicado el papel de España en las labores de evacuación -"estamos a las duras y a las maduras", ha asegurado- y ha justificado la presencia española en Afganistán durante los últimos 20 años, afirmando que "no han sido en balde".