El Gobierno de Malta ha informado de que un barco de sus Fuerzas Armadas se encargará de trasladar a un puerto de la isla a 54 migrantes rescatados por un velero de la ONG Mediterránea a los que Italia negaba su acceso a aguas territoriales.

Las autoridades maltesas adoptan esta decisión después de rechazar que sea el barco Open Arms, que asistió a los migrantes rescatados por el velero, quien les traslade a puerto. Para justificar esta medida aducen "motivos políticos", según denuncia el fundador de Open Armas, Oscar Camps.

Camps ha explicado que, tras rescatar a los migrantes en aguas internacionales frente a Libia -entre ellos cuatro mujeres en avanzado estado de gestación y ocho niños, cuatro de ellos bebés- el velero de la ONG Mediterránea les pidió asistencia médica urgente.

Según Camps, la situación en el velero de 14 metros era "peligrosa" por la falta de espacio y recursos para asistir a las personas a bordo, como muestran las fotos difundidas por el fundador de la ONG en Twitter.

 

Ante la situación "tensa y arriesgada" en el velero, quisieron trasladar a los migrantes al Open Arms, pero el Gobierno español no dio su autorización. "Solicitamos al Gobierno español poder embarcar a estas personas en nuestro barco y no obtuvimos respuesta", denuncia.

"Malta decide en acto de buena voluntad ofrecer un puerto para desembarcar a estas personas", prosigue. El Open Arms propuso entonces encargarse de llevar a los migrantes a tierra, pero La Valeta rechazó el ofrecimiento por, denuncia Camps, "motivos políticos".

"El Open Arms, que es un barco mucho más preparado, se ofrece para llevar a estas personas a Malta pero la sorpresa nos viene cuando las autoridades maltesas nos dicen que el Open Arms no tiene permiso para desembarcar aquí por motivos políticos", asegura.

"Cuando interviene la política, el derecho marítimo se diluye como un azucarillo en el agua", lamenta Camps. "¿Dónde esta el derecho marítimo? Que nos lo expliquen estos políticos de esta España progresista y solidaria", ha criticado.