Siete niñas menores de edad víctimas de violación por parte de su círculo familiar han sido rescatadas en Puerto Quito, Ecuador. El rescate de las niñas y adolescentes, algunas de ellas con discapacidad intelectual y física, se produjo el pasado domingo, 21 de febrero, en el marco de la operación 'Rescate Querubín', un caso que ha conmocionado al país entero.

La operación se ha gestado a raíz de ocho investigaciones previas por "agresiones sexuales sistemáticas y delitos conexos" a menores. Los casos "no tienen nexo entre sí" ni forman parte de una red criminal organizada, tal y como señala la Fiscalía General del Estado (FGE), pero tienen algo en común: los abusos eran perpetrados por padres, padrastros, hermanos, tíos o personas allegadas a las familias de las víctimas.

 

Mientras los efectivos de la Policía y Fiscalía entraron en los domicilios allanados y detuvieron a los agresores, el Equipo de Género de la FGE proporcionó atención psicológica y exámenes medico-legales a las víctimas.

Durante la operación se incautaron además cinco armas de fuego. Tal y como informó la FGE, los detenidos serán procesados en ocho casos individuales por delitos "de naturaleza sexual".

Los casos

No todos los casos de las menores se han hecho públicos, pero si se han dado a conocer algunos. Uno de ellos es el de una chica de 17 años de edad biológica y doce de edad mental, según menciona el documento de la Fiscalía, que precisa que tenía una discapacidad intelectual del 60%, y física del 75 %. La niña era objeto de continuas violaciones por parte de su padre y hermano.

Otro caso es el de una niña de diez años que habría empezado a ser violada por su padre a los cuatro, según recoge la 'BBC'. El hombre ha sido también acusado de abusar sexualmente de su hijastra y de una sobrina con las que compartía vivienda, de 18 y 12 años.

Otra pequeña de 12 años era violada por su padre bajo las amenazas de este, que aseguraba que haría daño a su madre si no se callaba y denunciaba las violaciones.

Un problema generalizado

De acuerdo con los datos de organismos que trabajan en la prevención de la violencia contra menores, una de cada cuatro niñas en Ecuador son víctimas de agresiones sexuales, en la mayoría de los casos en su propio entorno familiar o vecinal.

En el país andino se producen cada año más de 2.180 casos de niñas menores de 14 años obligadas a dar a luz a hijos producto de violaciones, según se desprende de los datos oficiales.