Los países de la ONU han decidido suspender la participación de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos en respuesta a los supuestos abusos que está cometiendo en Ucrania.

A iniciativa de las potencias del G7, la Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado esta medida con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Además, los líderes del grupo -integrado por Francia, Italia, Reino Unido, Japón, Estados Unidos, Alemania y Canadá-, han "respaldado la llamada del secretario general de la ONU para abrir una investigación independiente" sobre las atrocidades de las tropas rusas en el país invadido.

Esta postura llega después de que se hayan conocido las atrocidades cometidas por los soldados rusos en localidades ucranianas como Bucha, donde tras su retirada se han empezado a difundir imágenes de cadáveres de civiles torturados, e incluso carbonizados en las calles de la ciudad.

"Hacemos hincapié en que los responsables de crímenes de guerra y violaciones del derecho internacional humanitario, incluido el uso indiscriminado de violencia y los ataques contra civiles, deben responder por ella ante la Justicia", afirmaba el comunicado del G7.

La OTAN reconoce la "urgencia" de aumentar el apoyo

Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha afirmado que los países de la OTAN reconocen la "urgencia" de proporcionar más apoyo a Ucrania para hacer frente a las tropas rusas.

Con todo, sigue manteniendo que la Alianza debe evitar que el conflicto escale más allá de la antigua república soviética y admite que la guerra puede durar "meses y, posiblemente, años".

"El mensaje de todos los aliados es que la OTAN está preparada para proporcionar apoyo a Ucrania, para proporcionar más apoyo, y los aliados reconocen la urgencia de proporcionar más apoyo", ha declarado Stoltenberg.

Borrell pide "más armas y menos aplausos" para Ucrania

El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, ha insistido a su llegada una cumbre ministerial de Exteriores en la OTAN en que Ucrania necesita "más armas, menos aplausos y más armas" y ha apostado por seguir presionando a Rusia con más sanciones, también a su petróleo.

Considera Borrell que lo "realmente necesita" el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, es "más armas, más recursos, más capacidad militar para resistir la agresión rusa".

Sobre la expulsión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Borrell ya avanzaba que sería una votación "difícil", pero "buena", ya que "todo el mundo sabe las atrocidades que se han descubierto en Bucha y otros lugares alrededor de Kiev".