La pandemia de coronavirus que ha provocado la muerte de 5,4 millones de personas -sigue dejando 50.000 muertes semanales casi dos años después- y alcanza ya los 280 millones de casos en todo el mundo no será la última. Lo ha advertido el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien insta a que nos preparemos "desde ahora" para los nuevos brotes infecciosos que estén por llegar.

"No será la última pandemia" a la que tendrá que enfrentarse el mundo, ha declarado el mandatario internacional en su mensaje por el Día Internacional de la Preparación ante las Epidemias.

Guterres ha avisado de que "las enfermedades infecciosas siguen siendo un peligro que acecha a todos los países". "Todo brote, dondequiera que surja, puede convertirse en una pandemia", ha concretado el experto.

Así, ha hecho hincapié en la necesidad de "aumentar las inversiones para mejorar la vigilancia, la detección temprana y los planes de respuesta rápida de todos los países, en especial de los más vulnerables".

Además, el secretario general de la ONU ha instado a "fortalecer los sistemas locales de atención primaria de salud para evitar que colapsen" y asegurar que todas las personas tengan acceso a las vacunas "en condiciones equitativas" y lograr la cobertura sanitaria universal. "Sobre todo, debemos fomentar la solidaridad mundial para que todos los países estén en condiciones de frenar la propagación de las enfermedades infecciones apenan detecten un brote", ha indicado.