La pandemia de COVID-19 puede llevar a una "catástrofe humanitaria", según alerta la ONU. Naciones Unidas ha advertido que la crisis del coronavirus podría desatar hambruna en países ya vulnerables ante la parálisis del comercio y el shock de los mercados financieros.

La población podría hacer frente "a múltiples hambrunas de proporciones bíblicas".

Así, según apunta el Programa Mundial de Alimentación (PMA) de la ONU, el impacto económico de la pandemia puede llevar a una "catástrofe humanitaria", duplicando el número de personas que padecen hambre en el mundo, a unos 265 millones este año. "Estamos al borde de una pandemia de hambre", advirtió el director del PMA, David Beasley. Esta estimación fue anunciada junto con la publicación del Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias.

 

Por ello, la agencia humanitaria de Naciones Unidas ha declarado "fundamental" mantener los programas de asistencia alimentaria, que alcanzan a casi 100 millones de personas vulnerables de todo el mundo. "El COVID-19 es potencialmente catastrófico para millones de personas cuyas vidas ya penden de un hilo. Supone un golpe para millones de personas más que solo pueden comer si ganan un salario", apuntó el economista Arif Husain.

El director ejecutivo del PMA ha insistido en que si no se aborda esta situación cuanto antes, amplias capas de la población mundial podría hacer frente "a múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses", ya que, tal y como ha recordado, antes de la crisis sanitaria del Covid-19 "821 millones de personas se van a la cama con hambre cada noche en todo el mundo".