EN UN CONTUNDENTE INFORME

EN UN CONTUNDENTE INFORME

La ONU acusa al Ejército de Birmania de "genocidio" contra los rohinyás

A un año de la persecución de la minoría rohinyá, la ONU ha presentado un informe en el que califica de genocidio lo ocurrido. Ha elaborado un listado en el que figuran altos cargos de las fuerzas armadas como responsables de tortura y exterminación. También cargan contra la pasividad de la líder de facto del país.

La ONU ha establecido que existen elementos de "genocidio intencional" en la operación militar efectuada hace un año en el estado birmano de Rakáin contra la minoría rohinyá, y que los responsables de las Fuerzas Armadas deben ser investigados y juzgados por un tribunal internacional, además de criticar a la líder de facto de Birmania, Aung San Suu Kyi, de pasividad.

"Los crímenes cometidos en el estado de Rakáin, y la manera en la que fueron perpetrados son similares en su naturaleza, gravedad y alcance a aquellos que han permitido establecer un genocidio intencional en otros contextos", ha señalado un informe la Misión Internacional de Investigación de la ONU.

Los factores que apuntan a esta intencionalidad incluyen, a juicio de la Misión de Naciones Unidas, el "contexto opresivo más amplio y la retórica del odio" contra la minoría musulmana rohinyá, así como "declaraciones específicas" de mandos y autores directos.

El máximo responsable de las Fuerzas Armadas o "Tatmadaw", el general Min Aung Hlaing, dijo durante la fase más intensa de la ofensiva militar contra los rohinyás hace un año en Rakáin que el problema de esa minoría étnica se había convertido "en un trabajo sin terminar" y que su Gobierno tomaba mucho interés en "resolverlo".

También señala la Misión como elementos que pueden equivaler a un genocidio intencional las políticas excluyentes hacia los rohinyás para, entre otras cosas, "alterar la composición demográfica del estado de Rakáin"; el nivel de organización de la operación militar en agosto del año pasado, que apunta a "un plan para la destrucción", y el "alcance extremo de la brutalidad de la violencia".

El 25 de agosto de 2017 se produjo un ataque de insurgentes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA), contra puestos policiales y militares en la zona que causó más de un centenar de muertos (la mayor parte guerrilleros), y que desató una nueva campaña militar en esa región de la que han huido unos 725.000 rohinyás en el último año hacia Bangladesh.

Los expertos, que también han establecido crímenes de guerra y contra la humanidad en Rakáin y los estados de Kachin y Shan, han elaborado una lista de presuntos autores de las atrocidades cometidas contra los rohinyá.

Por todo ello, los expertos instan al Consejo de Seguridad de la ONU a referir el caso a la Corte Penal Internacional o a crear un tribunal internacional penal "ad hoc" para juzgar los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas.

Seguro que te interesa

EFE | Madrid | 27/08/2018

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.