El Grupo de Expertos para Asesoramiento Estratégico (SAGE), que emite recomendaciones sobre el uso de vacunas a la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha aconsejado el uso de la fórmula de AstraZeneca en personas mayores, a pesar de las dudas previas planteadas sobre su eficacia.

"La vacuna puede ser administrada a partir de los 18 años, sin límite de edad máxima, por lo que puede también administrarse a mayores de 65 años", ha señalado el presidente de SAGE, el mexicano Alejandro Cravioto, en una rueda de prensa organizada por la OMS.

El experto ha reconocido que en los ensayos clínicos de esta vacuna, desarrollada por la farmacéutica sueco-británica junto a la Universidad de Oxford, hubo una pequeña participación de mayores de 65 años, lo que ha podido contribuir a las dudas sobre su eficacia.

Ahora, el organismo destaca que con los análisis que han realizado se ha visto que "los resultados en esas personas no son diferentes que en grupos más jóvenes".

España, a la espera de un ensayo con mayores de 65

En España, precisamente por la falta de ensayos de la vacuna con personas mayores, el Gobierno decidió que este grupo de riesgo solo recibiese las vacunas basadas en ARN mensajero (las de Moderna y Pfizer). Así, se estipuló que solo personas de entre 18 y 55 años serían vacunadas con las de AstraZeneca.

Tras el anuncio de la OMS, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha reiterado que la decisión de no administrarla a mayores de 55 años está basada en los ensayos clínicos. No obstante, ha explicado que en unas semanas podría haber resultados de un ensayo entre la población de mayores de 65, por lo que pide "prudencia" hasta conocer los datos y tomar una nueva decisión si fuese preciso.

Este mismo martes Sanidad acordó utilizar las dosis de la vacuna de Oxford en personal sanitario y socio sanitario de segunda línea y en trabajadores de actividades consideradas esenciales, como policías, bomberos y docentes.

Cataluña y Madrid son partidarias de ampliar la edad

A pesar de lo decidido por la Comisión de Salud Pública, algunas comunidades autónomas han mostrado discrepancias al considerar que no hay problema en ampliar la edad a la que se puede administrar la vacuna de AstraZeneca. El secretario de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña, Josep Maria Argimon, ha argumentado que entre los 55 y los 65 años la reacción inmunológica de las personas de estas edades es similar por lo que no se justificaría el corte en los 55 años.

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha anunciado que va a proponer en el Consejo Interterritorial elevar la franja de edad a la que se puede suministrar la vacuna de Astra Zeneca de 55 a 65 años.