La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha autorizado el uso de emergencia de la vacuna china Sinopharm contra el COVID-19, siendo la sexta que recibe el visto bueno del organismo. Se constata así que cumple los criterios de seguridad, eficacia y seguridad requeridos.

El grupo de expertos en inmunización que asesora a la OMS, tras revisar la información científica facilitada por el productor chino, ha recomendado al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que proceda a su aprobación.

 

Este 'OK' permitirá que la plataforma COVAX negocie con la compañía Sinopharma para adquirir sus vacunas y distribuirlas entre los países que no tienen acceso a éstas.

No obstante, Tedros Adhanom Ghebreyesus ha lanzado un aviso: "el volumen y la distribución de vacunas es insuficiente para acabar con la pandemia". Destaca además que una pandemia como la del coronavirus no es solo una crisis sanitaria, sino algo que afecta a los distintos estilos de vida, negocios y economías.

"A nivel mundial, vamos en la dirección equivocada. En todo el mundo, cada vez más hogares gastan una proporción mayor de sus ingresos en salud. Y más personas están expuestas a la pobreza como resultado del gasto de sus bolsillos en salud", explica.