Putin trata de hacerse con su objetivo más evidente: el control del sur de Ucrania. Entre los planes del Kremlin, estaría dejar al país invadido sin salida al mar, controlar sus puertos como ofensiva estratégica.

Sin embargo, Odesa sigue siendo una meta que se resiste a las tropas de Putin. El Kremlin ha atacado en las últimas horas posiciones cercanas, aunque tras 12 días de invasión solo Jersón está en manos de los rusos.

Las calles de Odesa están ahora fortificadas, preparadas para la invasión. Ucrania asegura que sus tropas han atacado hoy a un barco ruso como parte de su defensa de la ciudad y denuncia que Rusia, a su vez, ha atacado con misiles infraestructuras en Tuzla.

Ante el posible asalto a Odesa, los ciudadanos tratan de huir de la ciudad. Las colas de civiles para coger un autobús se cuentan por decenas. Se trata de una población judía, en la que abundan niños y ancianos que, en ocasiones, ya perdieron a toda su familia en la Segunda Guerra Mundial.

En su avance hacia la ciudad, el ejército ruso está atacando la cercana y también portuaria Mykolaiv. Su alcalde les acusa de atacar zonas civiles con bombas de racimo: "Casi todas las bombas han caído en edificios de civiles de la ciudad. Han usado bombas de racimo", ha denunciado.

Algunos analistas señalan varios errores de cálculo por parte de los rusos, como la inesperada resistencia, especialmente en zonas de habla rusa como Járkov, o la del propio presidente Zelenski, que sigue sin querer rendirse.

"Han encontrado una resistencia inesperada. Todavía hay muy pocas ciudades que hayan caído en manos de Rusia. En cualquier caso es también cierto que han conseguido completar prácticamente el cerco sobre la capital y avanzando en el Donbás y reforzando el frente sobre Odesa", ha explicado el codirector del IECAH, Jesús Núñez, en Al Rojo Vivo.

El 'Wall Street Journal' apunta que Rusia estaría tratando de reclutar mercenarios sirios para hacerse con el control de las ciudades. Según fuentes estadounidenses sin identificar citadas por ese periódico, Moscú se habría fijado en ellos por su experiencia de combate en entornos urbanos.