Barack Obama, expresidente de EEUU, que ha cumplido este miércoles 60 años, ha optado por dar marcha atrás en sus planes de organizar una gran fiesta con cerca de 500 invitados y más de 200 empleados el próximo fin de semana y, en su lugar, celebrará un evento más reducido.

Así lo ha confirmado la portavoz del exmandatario Hannah Hankins en un comunicado publicado en el diario 'The Washington Post', en el que ha explicado que se ha tomado la decisión "debido a la nueva expansión de la variante delta en la última semana".

Obama tenía previsto celebrar el sábado una gran fiesta con famosos en los jardines de su mansión en la exclusiva isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), pero los preparativos habían ocasionado polémica ante el aumento de los contagios por COVID-19 en el país.

El actor George Clooney, el director Steven Spielberg y la presentadora Oprah Winfrey estaban entre las 475 personas que habían recibido invitaciones a la lujosa celebración, en la que iba a tocar la banda de rock Pearl Jam y donde todos los invitados debían someterse a un test COVID antes de asistir, según han informado medios estadounidenses.

En la nota, Hankins ha indicado que ese evento había sido planeado hacía meses de acuerdo con todas las recomendaciones públicas para protegerse de la enfermedad. Sin embargo, ante el avance de la variante delta, "el Presidente y la Sra. Obama han decidido reducir significativamente el evento para incluir solo a la familia y los amigos cercanos", ha apuntado la portavoz. Además, Hankins ha señalado que el expresidente "aprecia las felicitaciones de cumpleaños de otras personas desde la distancia y espera ver a la gente pronto".

La gran fiesta de Obama había despertado las críticas de aquellos que acusaban a Obama de hipocresía por planear esa celebración después de meses en los que el expresidente de EEUU ha pedido a los estadounidenses que se vacunen y que sean cuidadosos durante la pandemia.

Por su parte, Joe Biden ha felicitado este miércoles a su antecesor con un mensaje en Twitter, en el que ha dicho que está "orgulloso" de llamarle "hermano y amigo": "Y estoy agradecido por su servicio abnegado a esta nación". El mensaje de texto ha estado acompañado de una fotografía de ambos chocando las manos.

 

El presidente no tenía programado asistir a la gran fiesta, ya cancelada, del fin de semana, aunque sí que planeaba "reunirse pronto" con Obama para "darle la bienvenida al club de los mayores de 60", afirmó un portavoz de la Casa Blanca a principios de esta semana.