Al menos 35 personas han muerto a causa de las lluvias torrenciales provocadas por el huracán Ida. Ante esto, los gobernadores de ambos lugares han declarado el estado de emergencia después de que las lluvias récord de la tormenta tropical Ida hayan causado estragos en distintos puntos, incluidos los principales transportes como el metro o el aeropuerto.

Aun así, el balance de fallecidos en la costa este estadounidense es mayor: 23 personas han muerto en Nueva Jersey, 12 en Nueva York, 3 en el condado de Westchester, 3 en Philadelphia y una en Connecticut, sumando en total 42 fallecidos. "La mayoría de estas muertes fueron individuos que quedaron atrapados en sus coches por las inundaciones", ha informado el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, que dirige la zona más afectada.

No obstante, también se han registrado importantes daños en los transportes públicos. En la ciudad de Nueva York, prácticamente todas las líneas del Metro se han suspendido al ser invadido por auténticas riadas y cascadas de agua que caían tanto por las escaleras de las estaciones como por los techos de los túneles.

"Estamos sufriendo un evento meteorológico histórico con lluvias que están rompiendo récords por toda la ciudad, con inundaciones brutales y condiciones peligrosas en las carreteras", advertía el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en las redes sociales.

Son muchos los vídeos que muestran en redes sociales cómo ha quedado el suburbano de la ciudad. Carteles arrancados, techos caídos y múltiples destrozos que dejan una imagen desoladora.

 

 

Tanto De Blasio como la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, han señalado que en unas pocas horas ha caído mucha más lluvia de lo esperado, lo que ha dejado a la región en una "pésima situación". "Tomamos todas las precauciones necesarias, y desplegamos nuestros recursos para que estuvieran preparados sobre el terreno, pero la madre naturaleza hará lo que ella quiera, y esta noche estaba muy enfadada", ha dicho Hochul en declaraciones a la CNN.

De Blasio ha llegado a prohibir la circulación por carretera en Nueva York hasta las 05.00 hora local (09.00 GMT), después de que el Servicio Nacional de Meteorología en Nueva York informara de que se habían recibido "muchos informes de rescates y de motoristas atrapados por el agua".

El aeropuerto de Newark, el segundo en importancia de los tres que hay en Nueva York, igualmente ha padecido inundaciones que obligaron a la demora y cancelación de múltiples vuelos.

 

El gobernador del estado vecino de Nueva Jersey, Phil Murphy, también ha declarado el estado de emergencia, mientras que el aeropuerto internacional de Newark canceló todos sus vuelos y el servicio ferroviario de la región suspendió la práctica totalidad de sus servicios.