El estado de Nueva York declara el estado de emergencia por el aumento de casos de viruela del mono en los últimos días, concentrados fundamentalmente en la ciudad homónima. Horas antes, las autoridades de la ciudad de San Francisco hacían también lo propio, después de que la OMS declarase la semana pasada la emergencia internacional por esta enfermedad.

La declaración de emergencia autoriza a las agencias del estado a destinar fondos y recursos para ayudar a las localidades a luchar contra esta enfermedad. Así, a través de su cuenta de Twitter, la gobernadora, Kathy Hochul, ha indicado que la declara "para fortalecer nuestros esfuerzos continuos para enfrentar el brote de viruela del mono". "Nos permite responder más rápidamente y permite a los profesionales sanitarios adoptar pasos adicionales que ayudarán a vacunar a más neoyorquinos", ha agregado.

De acuerdo con Hochul, "más de uno de cada cuatro casos de viruela del mono en EEUU se concentran en Nueva York", donde existe un "impacto desproporcionado en grupos de riesgo". Según la declaración que ha firmado, el estado acumula ya 1.400 casos.

A mediados de julio, Nueva York ya activó un sistema de información para teléfonos móviles sobre la viruela del mono enviando el mensaje de texto "MONKEYPOX" o "MONKEYPOXESP" a un número de teléfono local (81336). Los mensajes incluyen información sobre los síntomas y la transmisión de la enfermedad, así cómo sobre las pautas de actuación después haber estado expuesto.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han determinado que la vacuna JYNNEOS, específica contra esta enfermedad, se ofrezca de manera prioritaria a todos los grupos de riesgo. Estos incluyen a las personas que han tenido contacto físico cercano con un infectado, quienes han tenido una pareja sexual infectada o han mantenido relaciones sexuales en un local donde se ha identificado un brote.