En Florida (Estados Unidos), una camarera ha salvado a un joven de 11 años que sufría abusos por parte de sus padres.

Los hechos ocurrieron el 1 de enero, cuando el joven fue junto a sus padres al restaurante Mrs Potato. A la camarera Flaviane Carvalho le llamó la atención que todos recibieron comida en su mesa salvo el pequeño. Su padrastro, Timothy Wilson, dijo que el joven cenaría en casa.

Fue entonces cuando Carvalho se percató de que tenía moretones en la cara y en los brazos. La camarera reaccionó al instante ante esta situación, escribiendo: "¿Necesitas ayuda?".

Aunque inicialmente el joven rechazó esta ayuda, en un segundo intento por parte de Carvalho dijo que sí, por lo que la camarera procedió a llamar a las autoridades.

La Policía llegó a la escena y tomo declaración tanto a los padres del joven como al pequeño, que realizó gestos de dolor cuando le pidieron que se arremangara las mangas de su sudadera.

 

Finalmente, tanto el padrastro del joven como su madre fueron detenidos. El padrastro, Timothy Wilson, ha sido detenido dos veces: una el 1 de enero y otra el 6 de enero por múltiples cargos de abuso infantil agravado. Los investigadores han llegado a comparar sus prácticas con las de una tortura.

"Simplemente pensé que tenía que hacer algo, no podía ver al niño irse sin ayuda. Estoy orgullosa del niño por atreverse a pedir ayuda", aseguró Carvalho ante los medios.