Maduro ha declarado en la emisión obligatoria para todas las televisiones y radios del país que durante la entrevista se sintió como "en Guantánamo". "Le faltó darme cachetadas, fue un interrogatorio. Incluso las luces parecían de Guantánamo", precisó el primer mandatario en una cadena nacional venezolana, tal y como recoge el diario VozLibre.

"Él expresó todo el veneno inoculado en España", afirmó el presidente venezolano, que aseguró que respondió con la "sencillez y la humildad de la verdad". Maduro no se mostró entusiasmado con el resultado final de la entrevista e incluso se quejó del "truco" utilizado por Évole, quien empleó una bolsa llena de billetes de 100 para explicar cómo la inflación ha devorado el bolsillo de los venezolanos.

Precisamente, en este discurso, el presidente presentó el nuevo billete de 100.000 bolívares, cuando hace solo un año el billete de mayor tamaño en el país era de 100 bolívares.

 

Jordi Évole publicó en su cuenta de Twitter que Nicolás Maduro le hizo esperar 30 horas antes de la entrevista. "Valió la pena esperar para entrevistar a NICOLÁS MADURO. Próximamente SALVADOS". El periodista ya estuvo en Venezuela en 2007, cuando Hugo Chávez era presidente.