El número de víctimas por mortales por el bombardeo químico en la localidad siria de Jan Shijún asciende a más de 70 personas, entre ellas 20 niños, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG alertó de que en las últimas horas se han producido al menos cinco nuevos bombardeos en Jan Shinjún, llevados a cabo por aviones de guerra no identificados, aunque sin que se registrasen víctimas por el momento.

El ataque expuso a sustancias químicas a cerca de 300 personas. Los heridos presentaban síntomas de asfixia, vómitos, espasmos y algunos echaban espuma por la boca.

La Coalición Nacional Siria, principal alianza de la oposición, acusó a aviones gubernamentales de haber atacado Jan Shijún con proyectiles que contenían gas sarín, pero tanto Damasco como Rusia, su principal aliado, negaron haber bombardeado la localidad.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia para analizar el supuesto ataque químico, a petición de Francia y el Reino Unido. El Gobierno de EEUU consideró el ataque como un probable "crimen de guerra" y responsabilizó directamente al Ejecutivo del presidente sirio, Bashar al Asad.