Cirsten Weldon, conocida antivacunas y seguidora del movimiento de extrema derecha QAnon en Estados Unidos, implicado en el asalto al Capitolio y que apoya las teorías conspiranóicas, ha fallecido por coronavirus.

La mujer, que murió el pasado 6 de enero según informan medios locales y que se negó a recibir el tratamiento para la enfermedad, solía difundir en sus redes sociales información contraria a las vacuna frente al COVID-19.

En algunos de los vídeos incluso se la puede ver acosando a personas que esperaban en una cola para vacunarse contra la enfermedad. "¡Las vacunas matan, no se las pongan! Son unos crédulos idiotas. Todos están recibiendo vacunas", promulgaba en un vídeo a las puertas de un centro de vacunación.

Antes de fallecer, como trasladan los medios locales, grabó un vídeo en el que contaba que había pasado cinco días con "gripe", sin apetito, con fiebre, sudoración y escalofríos. También contó que había estado tomando hidroxicloroquina.

Días más tarde compartió con sus seguidores el 31 de diciembre que había en el hospital por "neumonía bacteriana", para evitar decir que tenía coronavirus.

El texto va acompañado de una fotografía en la que aparece con un respirador, y en él la mujer señaló que le hicieron la prueba COVID y que rechazó "el tratamiento con Remdesivir del doctor Fauci". Así, Weldon hacía referencia a Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, del que en ocasiones anteriores llegó a decir que debería ser "colgado de una cuerda".