El rey de Marruecos, Mohamed VI, advierte de que su país no mantendrá relaciones comerciales con aquellos países que tengan "posiciones vagas o ambivalentes" sobre el carácter marroquí del Sáhara Occidental.

"A quienes mantienen posiciones vagas o ambivalentes, declaramos que Marruecos no se comprometerá con ellos en ningún planteamiento económico o comercial que excluya al Sáhara marroquí", ha afirmado el monarca alauí, durante su discurso oficial con motivo del 46º aniversario de la Marcha Verde.

Mohamed VI se ha referido así, veladamente, a las sentencias del Tribunal General de la Unión Europea que anularon el acuerdo pesquero de la UE con Marruecos por incluir el Sáhara Occidental y las ventajas arancelarias que el bloque concede a la importación de los productos agrícolas y pesqueros de la antigua colonia española.

En su intervención, ha reafirmado el compromiso de Marruecos con el alto el fuego firmado en 1991 con el Frente Polisario y con el proceso de negociación auspiciado por la ONU para resolver el conflicto del Sáhara, pero ha advertido de que "el carácter marroquí del Sáhara nunca estará en el orden del día de ninguna negociación". "Si entablamos negociaciones, es principalmente para lograr una solución pacífica de este conflicto regional artificial", ha aseverado.

Por otra parte, Mohamed VI ha defendido como una "acción pacífica" el desalojo por parte de militares marroquíes de activistas saharauis del paso de Guerguerat y la carretera que une Marruecos con Mauritania en noviembre de 2020. Una acción considerada considerada como una violación del alto el fuego por parte del Frente Polisario, que por ello lo ha dado por terminado.

Asimismo, ha destacado el hecho de que la nueva Administración estadounidense de Joe Biden haya mantenido el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental que decidió el Donald Trump. "Confirma el carácter irreversible del proceso político en curso: poner en marcha una solución final basada en la Iniciativa de Autonomía, bajo soberanía marroquí", ha aseverado el monarca, que ha sentenciado que "el carácter marroquí del Sáhara es una verdad tan perdurable como inmutable".

Sin mención a la crisis con Argelia

Por otra parte, Mohamed VI ha omitido en su discurso la actual escalada de tensión entre su país y Argelia, agravada después de que Argel acusase el pasado miércoles a Rabat de matar a tres de sus ciudadanos en un bombardeo en el territorio saharaui.

Además, Argelia cerró el pasado 31 de octubre el Gasoducto Magreb Europa (GME), que desde hace 25 años abastecía a España y Portugal a través de territorio marroquí.