La canciller alemana, Angela Merkel, ha firmado que los socios europeos crearán un pasaporte de vacunación del coronavirus "para el verano" que podría hacer "posibles" los viajes dentro de la Unión Europea (UE).

Merkel ha explicado en la rueda de prensa celebrada tras la cumbre virtual de líderes de la UE que todos los socios se han mostrado de acuerdo en el desarrollo de un sistema que permita compatibilizar los diferentes pasaportes de vacunación que están elaborando los 27.

La Comisión Europea (CE) tiene ahora tres meses para definir las condiciones técnicas de este sistema y los lideres confían en que esté operativo "en los próximos meses" y "para el verano", según la canciller.

La intención es que esta iniciativa sirva para reactivar la movilidad internacional dentro de la UE y, posiblemente, también con "terceros países". No obstante, Merkel ha matizado que mientras se diseñan las condiciones técnicas, habrá que afrontar los detalles políticos de estos pasaportes de vacunación, aún pendientes.

Por ejemplo, la canciller ha señalado que para que se permita viajar a persona inmunizadas, primero debe haber podido ofrecerse la posibilidad de vacunarse a todas las personas. Considera si no que cualquier otra opción sería injusta.

No solo podrán viajar vacunados

Del mismo modo, la política alemana ha explicado que no solo podrán viajar las personas que cuenten con el "pasaporte de vacunación". Este será un sistema "complementario" más para permitir los viajes internacionales con seguridad.

De hecho, algunos de estos viajes internacionales ya se permiten adoptando otras medidas, como los test PCR, cuarentenas, o registros digitales que permiten hacer un seguimiento en la mayoría de países comunitarios.

¿Qué opina Sanidad sobre la medida?

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias, Fernando Simón, se ha pronunciado sobre esta iniciativa que estudian los 27. Mostrando "prudencia", ha señalado que "hay muchos factores a plantear. Puede haber malas interpretaciones y malos usos, hay complejidades tecnológicas, sociales económicas... que no son fáciles de manejar".

"Cuando tengamos un documento adecuado que no sea discriminatorio, podremos utilizarlo de la mejor manera posible. La cuestión es que el pasaporte aporte garantías de seguridad y calidad adecuadas", ha añadido.