Al menos 65 personas murieron y otras 26 resultaron heridas este jueves por la explosión de una bombona de gas que unos pasajeros usaban para preparar el desayuno en un tren en el sur de Pakistán.

La explosión de la bombona provocó un incendio en tres vagones. Muchos de los pasajeros saltaron del tren en marcha para escapar del fuego, según indicó el ministro de Ferrocarriles, Sheikh Rasheed. "La mayor parte de las muertes se produjeron por la gente saltando del tren", afirmó Rasheed.

 

Las tareas de rescate prosiguen con efectivos de la administración civil y militares, que han enviado tropas y médicos al lugar del accidente.

El tren, que viajaba entre Karachi y Rawalpindi, transportaba un gran número de peregrinos que se dirigían a un festival religioso en Lahore.

Las bombonas de gas están prohibidas en los trenes, pero su uso está muy extendido en los viajes largos por parte de los pasajeros para prepararse comidas.