La explosión de una bomba de la Segunda Guerra Mundial desenterrada durante unas obras en Múnich, en el sur de Alemania, deja al menos cuatro heridos, al menos uno de ellos de gravedad. Concretamente, la explosión se produjo durante unos trabajos en las vías del ferrocarril y su estruendo se pudo escuchar a varios kilómetros de distancia.

Se trata de un artefacto de la Segunda Guerra Mundial de 250 kilos de peso que se hallaba enterrada y que ha sido golpeada por los operarios de manera accidental mientras trabajaban en la perforación del terreno. En esa zona se está trabajando para construir una segunda línea de cercanías.

"Han volado escombros a varios cientos de metros de distancia. Toda la zona está siendo registrada en estos momentos," ha declarado el ministro del Interior bávaro Joachim Hermann, según recogen medios locales.

La detonación se ha producido pasadas las 12 del mediodía hora local en las inmediaciones del puente Donnersberger, cerca de la estación de trenes central de Múnich.

La policía de la ciudad ha informado de que la zona de peligro ha sido acordonada y que fuera de ella no hay ningún peligro para los viandantes. Eso sí, el tráfico de trenes se ha detenido momentáneamente hasta controlar la situación.

Los operativos para desactivar las llamadas "bombas dormidas" lanzadas por los aliados en la II Guerra Mundial son relativamente frecuentes en Alemania y en ocasiones han conllevado evacuaciones masivas de residentes. El mayor operativo hasta ahora fue el realizado en 2016 en la ciudad de Augsburgo, cuando 54.000 vecinos se vieron obligadas temporalmente abandonar sus casas para desactivar una bomba británica.